Secciones Especiales

Charlas de quincho

Aunque la llegada de la primavera al Hemisferio sur disparó una cantidad de programas específicos (pic-nics en grandes hoteles, polo, moda en el hipódromo, etc.) que contaron con clima perfecto para la temporada, la térmica la siguió marcando la política, sobre todo de la mano de la oposición justicialista con epicentro en el multitudinario acto de Cristina de Kirchner (reaparecida) en La Matanza. El peronismo envió delegación a Nueva York que alternó entre ejercicios de cátedra, cenas reservadas con inversores atemorizados y ávidos de conocer cómo será la Argentina de Alberto Fernández y homenajes a la distancia. El oficialismo, aunque de atrás, contrarrestó con apariciones de Mauricio Macri y el regreso de María Eugenia Vidal a la escena de campaña , tras una semana de furia con cortes, acampes y protestas que no se calmaron con la sanción de la Ley de Emergencia Alimentaria (que, de todo modos, ya estaba sancionada desde hace dos años hasta 2020), y que promete escalar en los próximos días, si se cumplen las amenazas de los principales líderes piqueteros. Igual, las empresas están obligadas a seguir adelante, lo que también justificó encuentros como el que Innubatec realizó en el auditorio de la Cancillería y reunió a especialista y dirigentes de la UIA, de la poderosa CIARA (a la que pertenece, como aceitero, el titular de la UIA, Miguel Acevedo, cara del posible nuevo acuerdo empresario con Alberto F.) y de distintas empresas, alrededor del cada vez más condicionante tema ambiental y las innovaciones. Veamos

Nueva York mostró en estos días un comienzo de otoño envidiable, con una térmica que rozó los 30 grados. Es el mismo ambiente que recibirá a Mauricio Macri mañana cuando llegue para hablar en las Naciones Unidas. Ayer, otro grupo, que nada tiene que ver con la delegación del oficiaismo que aterrizó en esas tierras, marchó bajo ese mismo sol desde el centro de Manhatan hacia New Haven para un homenaje al tucumano Cesar Pelli. En la caravana partieron Juan Manzur, Eduardo Fellner y equipo y de ahí regresaban al JFK hacia Buenos Aires. Todo el grupo del PJ, con Manzur a la cabeza, estuvo dando vueltas en las última semana entre Washington y Nueva York. En el Willson Center hubo recepción por parte de Kevin Michael O’Reilly, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, y Bruce Friedman, jefe del Departamento del Cono Sur. En todos los casos le tomaron examen a los peronistas sobre lo que viene en el país. En Washington hubo sarao peronista, donde el tucumano como presidente de la Zicosur firmó un acuerdo con la OEA. La cumbre PJ allí cruzó listas entre Juan Manuel Urtubey, el vicegobernador y electo futuro gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad y el vicegobernador de Santiago del Estero, Emilio Neder.

La Matanza, el bastión más fuerte del Justicialismo en el país, y líder del codiciado y temido “conurbano bonaerense”, se vistió con todas las galas para recibir a Cristina Fernandez en su reaparición, justificada por una nueva presentación del libro “Sinceramente”. Desde casi una semana atrás se alteró el ritmo de por sí febril, alrededor de la universidad, en cuyos salones se hizo la presentación, mientras que una batería de pantallas gigantes trasladaba las imágenes a las varias manzanas del estacionamiento de la casa de altos estudios hasta adonde fueron trasladados los militantes que, en cientos de colectivos -contratados a tal fin- llegaron al eufórico acto. Sin duda las internas de la reunión merecerían otro libro, ya que entre dirigentes, punteros, sindicalistas (en especial los de los gremios del Estado y de Educación), La Cámpora, etc., se disputaron “cuerpo a cuerpo” las entradas, y las fuerzas de seguridad hacían malabares para evitar que los militantes traspasaran el inmenso y reforzado vallado con que se separó la calle y el estacionamiento, del área de anfiteatro donde estarían las autoridades. No lejos de allí, el sábado a la noche, parte de los fundadores de Recrear, en 2000, agasajaron con un asado a su fundador, Ricardo López Murphy, en un llamativo “deja vú” durante el cual el excandidato a presidente dejó algunas sentencias clave. “No hay progreso sin orden”, “la clase política vive ajena a la sociedad”, o “lo que viene será una experiencia difícil ya que, a diferencia de casos anteriores, parece que se tratará de un populismo sin plata”, dijo el dirigente.

Con un ojo puesto en todo esto, pero con el otro tratando de hacer frente a las complicaciones en sus propias empresas, los hombres de negocios volvieron enfrentar una semana agitada, como la gente de IRSA, a quienes le congelaron u$s80 millones que habían depositado para afrontar una serie de pagos, lo que muestra claramente la improvisación con que se tomó el último paquete de medidas, muchas de las cuales se están revisando y otras corrigiendo, aunque parte del daño ya fue causado. También, varios comentaron inquietos la escalada de presión piquetera que están recibiendo en sus propios countries y barrios cerrados (el San Diego, sobre el Acceso Oeste, es uno de ellos), de donde no pueden salir o entrar, en determinados horarios porque los activistas los bloquean. Más grave todavía fueron los comentarios sobre lo ocurrido en cercanías de la Finca Flichman, en Maipú, Mendoza, donde prácticamente los pobladores aguantaron casi sin recursos, un “sitio” de grupos que pretendieron intrusar las propiedades por la fuerza, y que tuvo en el epicentro al intendente justicialista Alejandro Bermejo. El tema ya se repitió en diferentes lugares en otras etapas preeleccionarias. Ahora, la situación alarma y será alguno de los temas con que se encontrará el candidato Alberto Fernández con el grupo de gobernadores, cuando desembarque mañana en la esquiva (para este peronismo) provincia cuyana, uno de los bastiones más rebeldes junto con Córdoba. Por supuesto que el oficialismo (nacional), y más especialmente los radicales (locales), ya se venían preparando para el desembarco.

Tanto en la Cancillería, como en Río Cuarto la semana anterior, la gente de negocios trató de seguir atendiendo los temas de coyuntura y de mediano-largo plazo, ya que el país o termina en una elección. Desde ese punto de vista, en Innubatec, por ejemplo, se señalaron varios temas trascendentes como los “dos trillones (¡¡)” de dólares que aún se requieren para poder llevar adelante la agenda 20/30 que, entre otras cosas, plantea la “descarbonización” de las exportaciones (es decir, que la producción de los bienes transitables sea carbono neutro) . Otro asunto impactante, en boca de especialistas, fue que “las crecientes regulaciones ambientales van a hacer que Vaca Muerta sea muy poco competitiva en poco tiempo”, tema que se suma a los crecientes cuestionamientos sobre el mega proyecto de energía fósil, en el que se embarcó la Argentina y que sustentó medidas y decisiones muy controvertidas. Justamente esta es una de las razones de la última denuncia que recibió el titular de Energía, Gustavo Lopetegui, de parte de la industria sucroalcoholera que considera que la política oficial, “protege” a los combustibles fósiles mientras “asesta un nuevo golpe a la industria del Bioetanol que mes a mes continúa degradándose”.

Quinchos.jpg
Chile. El británico Mark Kente junto a los radicales Diego Barovero y Mario Scholz, en la embajada de Chile, para la celebración de la fiesta patria.
Chile. El británico Mark Kente junto a los radicales Diego Barovero y Mario Scholz, en la embajada de Chile, para la celebración de la fiesta patria.

Quincho diplomático esencial de cada año en la embajada de Chile donde el miércoles pasado se celebro el Día Nacional de ese país. Salmones, ceviches y un cabernet de colección (pedido de perdón para los bodegueros argentinos) sirvieron para reunir a todo el mundo internacional que ronda por Buenos Aires. Entre ellos el influencer embajador británico Mark Kent junto a Diego Barovero, presidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano recientemente ratificado por decreto presidencial 562, y el secretario de relaciones internacionales del bloque Radical de la HCDN Mario Scholz. Junto a ellos la y radical mendocina Celina Vaccarone Michref.

Preocupados siempre con las crisis argentinas, y en general en relación con la energía, los chilenos revisaban el miércoles pasado la situación de la relación bilateral entre los dos países y, en comentarios con sordina, mostraban preocupación por el escenario futuro entre los dos países. Sobre todo en lo relacionado con la exportación de gas de la Argentina a Chile. Todos recordaban como en los últimos tres años se revirtió la importación de gas licuado a la Argentina hacia la exportación por el mismo gasoducto transandino, aunque claramente siempre en los momentos de menor consumo en el país y por los excedentes generados tras la suba de producción en Vaca Muerta. Entre sus comentarios tampoco quedó afuera situación de Venezuela, que si bien unifica a Chile con Argentina en cuanto a las posiciones que han mantenido Sebastián Piñera y Mauricio Macri, han tomado otro color desde que Michelle Bachelet se hizo cargo de la Secretaría de Derechos Humanos en Naciones Unidas y emitió allí el informe más duro que se conoce hasta ahora sobre la situación en Venezuela tanto de la oposición como del sistema de vida que debe llevar los venezolanos. Eso explica porque Bachelet se ha transformado en un objetivodirecto en Nueva York de todos quienes pasan por allí y quieren fijar posición dura contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica.

Manolo va manejando por una ruta y advierte que empieza a quedarse sin combustible. A los pocos kilómetros ve una estación de servicio con un motel contiguo. A la entrada de la estación hay un cartel enorme donde se lee “Llene el tanque y tenga sexo gratis”. Sorprendido, Manolo se detiene en esa estación, llena el tanque, y cuando va a pagar le dice al encargado:

--Oiga, ahora quiero ese sexo gratis que ustedes ofrecen.

--Muy bien, señor --le responde el hombre--. Ahora sólo le falta adivinar un número del uno al diez, y si acierta tendrá sexo gratis.

Manolo piensa un momento y dice:

--Siete.

--No, señor, qué lástima, era ocho. Que tenga mejor suerte la próxima.

A la semana siguiente Manolo vuelve a pasar con el auto por la misma estación, esta vez acompañado por Fermín, un amigo suyo.

Se detiene, vuelve a cargar nafta, y al llenarse el tanque le reclama otra vez al vendedor por el sexo gratis.

--Muy bien, señor --le responde el encargado--. Sólo tiene que adivinar un número del uno al diez, y si acierta tendrá sexo gratis.

Manolo frunce el ceño, desconfiado, y dice:

--Tres.

--No, señor, qué lástima, era cuatro. Que tenga mejor suerte la próxima.

Manolo se sube a su auto y arranca. Y mientras se alejan le comenta a su amigo:

--Oye, Fermín, para mí que este tío miente y nunca te da sexo gratis. Siempre te dice que te equivocaste por un número.

--Que no, Manolo, que no --le dice Fermín--. Mi mujer acertó dos veces el mes pasado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario