Mundo

Chile despliega sus FF.AA. en las fronteras contra el narcotráfico y el crimen organizado

Apoyarán con tecnología y transporte a la policía para combatir a las bandas mafiosas en los límites con Perú, Bolivia y Argentina.

Santiago- Las Fuerzas Armadas apoyarán con tecnología y transporte a la policía para combatir el narcotráfico y las bandas de crimen organizado que operan en las fronteras, según informó ayer el presidente Sebastián Piñera.

Mediante un decreto, el mandatario instruyó incluir a las Fuerzas Armadas en el control de sus fronteras con Perú (en el norte), Bolivia (este) y Argentina (este), cuya inhóspita y extensa longitud es aprovechada para el tráfico de drogas a manos de bandas criminales, y en el último tiempo, el ingreso irregular de migrantes.

Con esta medida se busca “aumentar la fuerza, la eficacia en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado”, con un trabajo colaborativo entre los Carabineros (la policía uniformada) y el apoyo de las Fuerzas Armadas, explicó Piñera.

El documento establece que la colaboración militar se limitará a tareas de vigilancia, de apoyo logístico, transporte y tecnología. El ministro de Defensa, Alberto Espina, estará a cargo de dirigir y controlar el apoyo militar.

“Esta colaboración va a estar acotada a ciertas funciones en determinados lugares y por un determinado período de tiempo”, aseveró Piñera. ”Quiero dejarlo muy en claro, el narcotráfico y el crimen organizado es un enemigo que hay que combatirlo sin tregua, sin cuartel, sin darle ninguna ventaja y utilizando todos los instrumentos a nuestra disposición”, sostuvo además el mandatario.

La frontera de Chile con Perú y Bolivia es paso frecuente del tráfico de drogas, pero también de otros delitos como el contrabando de vehículos y ropa, aprovechando el inhóspito desierto de Atacama, el más árido del mundo.

En los últimos años, una oleada de migrantes de países como Venezuela, Colombia, Haití y República Dominicana ha avivado el ingreso ilegal a territorio chileno por pasos no habilitados, muchos de ellos todavía sembrados con minas antipersonales instaladas allí durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Unos 1.200 migrantes fueron detenidos intentando ingresar de forma ilegal a Chile en 2017. Durante 2018, unos 300.000 extranjeros se encontraban en situación ilegal en Chile, según datos oficiales.

Justamente a raíz este problema, el gobierno de Piñera había decidido acelerar el lunes la tramitación del proyecto de ley que reforma el sistema antiguo de migraciones y puso suma urgencia a la iniciativa que se ve en segundo trámite en el parlamento chileno. “Le vamos a dar suma urgencia al proyecto, porque queremos apurar su tramitación. Ya lleva suficiente tiempo en el Congreso y queremos que se vote en general para poder entrar en su discusión en particular y poder aprobar la ley el segundo semestre”, explicó el ministro de la Presidencia, Gonzalo Blumel.

Agencias AFP y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario