Mundo

China cede a amenazas de Trump: importará más productos agrícolas

Fue el único anuncio luego de una breve ronda de negociaciones bilaterales. No se dieron detalles. Analistas mantienen la desconfianza de que ambas potencias logren superar la guerra comercial.

Shanghái y Washington - Estados Unidos obtuvo ayer el compromiso de China de aumentar las compras de productos agrícolas tras una nueva ronda de negociaciones para superar la guerra comercial entre ambas potencias la cual, no obstante, no logró los avances significativos que deseaba el mercado.

“Las dos partes llevaron a cabo intercambios en profundidad, francos, eficaces y constructivos en las principales cuestiones de interés común en materia económica y comercial” que se reanudarán en septiembre en Estados Unidos, indicó la agencia oficial Xinhua.

Según la Casa Blanca, que también tildó de “constructivas” las negociaciones, “la parte china confirmó su compromiso de aumentar las compras de exportaciones agrícolas de Estados Unidos”.

Hu Xijin, editor en jefe del Global Times controlado por el Partido Comunista de China, escribió en Twitter que los negociadores habían discutido el aumento de las compras de productos agrícolas y que “la parte estadounidense acordó crear condiciones favorables para ello”.

Desde el año pasado, las dos potencias económicas están enfrentadas en una guerra comercial que se tradujo en la aplicación de aranceles mutuos por valor de más de 360.000 millones de dólares de intercambios anuales.

El martes, cuando las dos delegaciones en Shanghái iban a cenar, el presidente Trump volvió a atacar a China en Twitter.

“Mi equipo está negociando con ellos ahora pero siempre acaban cambiando el trato en beneficio propio”, escribió.

Según él, China tenía que empezar a aumentar sus compras de productos agrícolas estadounidense pero “no hay señales de que lo estén haciendo”.

“Ese es el problema con China, simplemente no cumplen. Nuestra economía se ha vuelto mucho más grande que la economía china en los últimos tres años”, añadió Trump, cuyas declaraciones afectaron a la baja a los mercados.

Esta nueva ronda de negociaciones, la duodécima entre las dos primeras potencias económicas mundiales, es la primera desde el fracaso del mes de mayo y fue relativamente breve.

Tras apenas cuatro horas de negociaciones a puerta cerrada, las dos delegaciones posaron para una foto de familia y el representante estadounidense de Comercio, Robert Lighthizer, así como el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se fueron al aeropuerto sin hacer ninguna declaración.

Tampoco hizo ninguna declaración el viceprimer ministro chino Liu He, cercano al presidente Xi Jinping, que lideraba la delegación china.

Las expectativas de un pronto acuerdo comercial eran bajas pero se esperaba que los avances fueran más significativos, estimaron analistas.

“Una larga guerra comercial presenta a los líderes de China algunas opciones difíciles. China está sufriendo una desaceleración económica que empeoró por las tensiones comerciales. Beijing respondió aumentando el gasto en infraestructura y otros proyectos importantes, una estrategia de crecimiento confiable que, sin embargo, podría empeorar los problemas de deuda y hacer poco para resolver los desequilibrios económicos que podrían obstaculizar sus perspectivas a largo plazo”, señaló ayer el diario The New York Times.

“Si China llega a un acuerdo rápido, por otro lado, los líderes del país se arriesgan a parecer débiles frente a las potencias extranjeras, lo que socava el reclamo histórico del Partido Comunista de gobernar”, agregó.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China interrumpió las cadenas de suministro mundiales y sacudió los mercados financieros, ya que cada parte ha impuesto aranceles por miles de millones de dólares a los bienes de la otra. El FMI advirtió de que la disputa comercial reducirá un 0,2% la producción mundial.

En tanto, el multimillonario chino fundador de la megaempresa de metales Zhongwang fue acusado en Estados Unidos por su presunto papel en un elaborado plan para evitar pagar 1.800 millones de dólares en aranceles sobre el aluminio exportado al país.

Liu Zhongtian está acusado de exportar grandes cantidades de aluminio disfrazado de pallets, un producto terminado mucho menos gravado, para evitar pagar aranceles aduaneros de hasta el 400%. Las falsas ventas tenían la intención de inflar el valor del gigante chino, según la denuncia.

“Esta acusación describe las prácticas inescrupulosas y anticompetitivas de un hombre de negocios corrupto que defraudó a Estados Unidos en 1.800 millones de dólares por concepto de aranceles”, dijo el fiscal de Los Angeles Nick Hanna.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario