Economía

China y el crudo golpearon a Wall Street: cedió hasta 3%

Las acciones estadounidenses y europeas operaron este jueves con fuertes bajas por segunda sesión consecutiva después de que en China los mercados se desplomaran y que el yuan se depreciara aún más, además de que los precios del petróleo se derrumban a mínimos de cerca de 12 años, aumentando la inquietud sobre el estado de la economía global.

Wall Street cerró con fuertes pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cayó un 2,32 %. Ese índice perdió 392,41 puntos y terminó en 16.514,10 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 bajó un 2,37 % hasta los 1.943,09 enteros y el índice compuesto del mercado Nasdaq cayó un 3,03 % hasta 4.689,43 puntos.

Wall Street se sumó así al pánico vivido en las bolsas mundiales provocado tras el nuevo cierre prematuro de las bolsas chinas, que suspendieron este jueves la sesión después de media hora de cotización al registrar pérdidas superiores al 7 %.

El ánimo vendedor estuvo instalado en el parqué neoyorquino toda la jornada, especialmente en la última hora de negociaciones tras conocerse versiones que aseguraran que las autoridades chinas planean una nueva devaluación del yuan de entre el 10 % y el 15 %.

En el Viejo Continente, las grandes plazas financieras europeas cerraron la sesión con fuertes pérdidas que en Fráncfort fueron del 2,29 %, en Londres del 1,96 %, en París del 1,72 %, en Madrid del 1,5 % y en Milán del 1,14 %.

Los mercados mundiales también siguieron con gran preocupación la evolución del precio del petróleo, que vivió una jornada volátil de fuertes pérdidas aunque en la recta final logró remontar parte del terreno perdido.

El barril de Texas, de referencia en Estados Unidos, bajó un 2,06 % y cerró en Nueva York en 33,27 dólares, mientras que el crudo Brent, de referencia en Europa, terminó en Londres con un descenso del 1,40 % hasta 33,75 dólares.

El sector de materias primas (-3,11 %) lideró las pérdidas en Wall Street, por delante del energético (-3,01 %), el tecnológico (-2,89 %), el industrial (-2,77 %), el financiero (-2,54 %) y el sanitario (-2,30 %).

El gigante tecnológico Apple encabezó la sangría en el Dow Jones, con una contundente caída del 4,22 %, por delante de la aeronáutica Boeing (-4,21 %), el grupo industrial General Electric (-4,17 %) y el banco JPMorgan Chase (-4,03 %).

También cayeron más de tres puntos porcentuales Intel (-3,75 %), Chevron (-3,52 %), Microsoft (-3,48 %) y Caterpillar (-3,44 %) mientras que solo logró salvarse de las pérdidas el grupo minorista Walmart, que terminó con un ascenso del 2,30 %.

En Asia, la bolsa de Hong Kong cerró con una caída de más de 3% y la de Tokio finalizó la jornada con un retroceso del 2,3%.

La cotización de las bolsas chinas volvió a ser suspendida este jueves poco después de la apertura, por pérdidas de más del 7% tras el anuncio oficial de la depreciación del yuan, la más importante desde agosto.

Se trata de la segunda vez esta semana que se activa este mecanismo que ya obligó el lunes a cerrar las bolsas de Shanghái y Shenzen antes de tiempo. Menos de media hora después de que empezara la sesión, el índice de Shanghái caía 7,32% (-245,95 puntos), hasta 3.115,89 enteros. Shenzhen perdía por su parte 8,35% (178,08 puntos), hasta 1.955,88 enteros.

Las autoridades chinas anunciaron este jueves la eliminación desde el viernes del mecanismo automático de suspensión de las bolsas en caso de movimientos bruscos. "Actualmente, los efectos negativos del mecanismo son mayores que los efectos positivos. Por tanto, la Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China decide suspender el mecanismo interruptor, para mantener la estabilidad del mercado", afirmó un portavoz del organismo, Deng Ken, en un comunicado divulgado por la agencia oficial Xinhua.

Por su lado, el índice principal Hang Seng Index perdió 3,09%, es decir, 647,47 puntos, para cerrar en 20.333,34 puntos.

El hundimiento de las bolsas china coincide con la preocupación sobre el freno del crecimiento de la segunda economía mundial, y el debilitamiento de su moneda, el yuan (llamado también renminbi).

El jueves, las autoridades redujeron el curso de referencia del yuan frente al dólar en 0,51%, hasta 6,5646 yuanes por dólar, la tasa más baja desde marzo de 2011.

Según Bloomberg News se trata de la caída más fuerte desde agosto, cuando Pekín decidió devaluar por sorpresa su moneda de casi un 5% en una semana.

El yuan está autorizado a fluctuar frente al dólar con un margen de más o menos 2% a partir de una tasa de referencia, definida por el banco central chino (PBOC). Se trata de la octava devaluación decidida por las autoridades monetarias chinas, una medida que preocupa a los inversores. Aunque un yuan débil mejora la competitividad de los productos chinos en el exterior y encarece las importaciones.

"El mercado espera ahora que el yuan se devalúe a causa del freno de la economía", dijo a la AFP Claire Huang, una especialista en economía China de Société Générale.

El banco central chino prevé que el crecimiento en China en 2015 será del 6,9%, su nivel más bajo en los últimos 25 años. Para intentar crear confianza entre los inversores, la comisión de regulación de los mercados financieros (CSRC) anunció el jueves la prórroga de la restricción de ventas a los accionistas que tengan más del 5% en una empresa cotizada.

Estos accionistas, que tras la caída espectacular de la bolsa a mediados de 2015 tenían prohibido vender, estarán autorizados a partir de ahora a vender el 1% de sus acciones cada tres meses.

El lunes, las bolsas de Shanghái y Shenzhen ya habían cerrado antes de tiempo utilizando el nuevo mecanismo, que suspende la cotización del CSI300, que reúne los dos índices e incluye a grandes bancos y compañías petroleras estatales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario