Edición Impresa

China y Rusia reforzaron su alianza para contener las presiones de Estados Unidos

Moscú- Implicado en una pulseada comercial con Donald Trump, el presidente chino Xi Jinping se reunió ayer con “su mejor amigo”, Vladimir Putin, también frío con los estadounidenses, para darle una “nueva chispa” al acuerdo entre Rusia y China.

Antes de una recepción en su honor en el Kremlin, una velada en el Teatro Bolshói, una visita a dos pandas chinos prestados al zoológico de Moscú y de una intervención en la principal cita política y económica de Rusia, Xi Jinping fue recibido durante varias horas por Vladimir Putin, multiplicando cumplidos y declaraciones de amistad.

Los dos países fijaron “nuevos objetivos ambiciosos” destinados a “fortalecer aún más la cooperación” y “contribuir a la prosperidad” de sus pueblos, subrayó Vladimir Putin en esta cita para celebrar los 70 años del establecimiento de las relaciones entre ambos países. Las dos potencias tienen en común relaciones tormentosas en la actualidad con Washington, por diferentes motivos. Las relaciones ruso-estadounidenses están seriamente dañadas por las acusaciones de injerencia electoral y numerosos desacuerdos sobre desarme. En tanto, China y Estados Unidos están enfrascados en una interminable guerra comercial.

Sobre Venezuela, los líderes, que apoyan al presidente Nicolás Maduro, reiteraron su rechazo a una intervención militar contra el mandatario chavista y llamaron a las partes a buscar una solución “por medio de un diálogo político inclusivo”. “Llamamos a todas las partes a cumplir con la Carta de la ONU, así como las normas del derecho internacional y las relaciones entre los Estados”, se pronunciaron en un comunicado en conjunto.

Agencias AFP y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario