Mundo

China y Unión Europea, en contra del bloqueo de Trump a Venezuela

Desde el bloque se opusieron a la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas. Pekín exigió a la Casa Blanca que "detenga el acoso".

Roma - Tanto la Unión Europea como China se mostraron en contra de las últimas sanciones que Estados Unidos aplicó al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Mientras que desde el bloque continental advirtieron que se oponen a la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas, desde el gigante asiático recomendaron a Washington que deje de “acosar” a los venezolanos y los deje “decidir su propio futuro”.

“Nuestra posición es bien conocida, nos oponemos a la aplicación extraterritorial de medidas unilaterales”, dijo el portavoz de la UE, Carlos Martín Ruiz de Gordejuela, durante una conferencia de prensa de la Comisión Europea, aclarando que, en cualquier caso, el bloque “no comenta” sobre las últimas sanciones estadounidenses a Caracas.

“Estamos analizando el alcance y las implicaciones en detalle”, agregó la portavoz Annika Breidthardt. El lunes, Estados Unidos impuso nuevas sanciones económicas contra Venezuela, las más graves hasta el momento, que implican el bloqueo de todos los activos del Gobierno de Maduro en los Estados Unidos.

Breidthardt enfatizó que, como la Alta Representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, ya lo dijo en una declaración reciente en nombre de los 28, la Unión Europea está dispuesta a “ampliar aún más sus medidas selectivas” contra personalidades venezolanas vinculadas al chavismo, en el caso de que no haya resultados concretos de las negociaciones actuales entre el Gobierno y la oposición.

La UE, a través del grupo de contacto internacional creado con los países europeos y latinoamericanos, todavía está tratando de apoyar una resolución a la crisis que pase por la solicitud de elecciones presidenciales y la entrega efectiva de ayuda humanitaria en el país.

Por su parte, China respondió ayer a los comentarios de un alto funcionario estadounidense, que advirtió a Pekín y Moscú por apoyar a Nicolás Maduro, y pidió a Washington que deje de “acosar” a otros países.

El martes, el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, urgió a China y a Rusia a evitar hacer negocios con el Gobierno de Maduro. Y desde Pekín respondieron. “Las declaraciones de Bolton son una interferencia gratuita en los asuntos internos de Venezuela”, dijo la portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, en un comunicado. “China llama a Estados Unidos a dejar al pueblo venezolano decidir su propio futuro y detener inmediatamente las acciones de acoso de reprimir a cada instante a otros países”, agregó.

Pekín, que mantuvo relaciones cercanas con Nicolás Maduro durante años y es uno de los principales acreedores de Caracas, advirtió reiteradamente de la interferencia extranjera en el país latinoamericano, cuya economía está ahogada por la inflación y la escasez de bienes básicos.

Por otra parte, también se conocieron ayer declaraciones atribuidas a Raúl Castro, secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba. “En Venezuela se define hoy si es verdad que las naciones latinoamericanas y caribeñas tienen derecho a la libre determinación”, dijo Castro, según un fragmento de un discurso realizado en abril, pero publicado ayer por el periódico Granma. “El actual Gobierno de los Estados Unidos y su ambición hegemónica hacia la región, plantean la amenaza más perentoria de las últimas cinco décadas a la paz, la seguridad y el bienestar de Latinoamérica y el Caribe”, agregó Castro.

“El asedio incesante contra la hermana República Bolivariana de Venezuela, con el uso de métodos de la guerra no convencional y la asfixia económica, es el principal foco de agresión, sin embargo, la amenaza nos concierne a todos”, concluyó el expresidente de la isla.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario