Chiste de quincho

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica.

Manolo va manejando por una ruta y advierte que empieza a quedarse sin combustible. A los pocos kilómetros ve una estación de servicio con un motel contiguo. A la entrada de la estación hay un cartel enorme donde se lee “Llene el tanque y tenga sexo gratis”. Sorprendido, Manolo se detiene en esa estación, llena el tanque, y cuando va a pagar le dice al encargado:

--Oiga, ahora quiero ese sexo gratis que ustedes ofrecen.

--Muy bien, señor --le responde el hombre--. Ahora sólo le falta adivinar un número del uno al diez, y si acierta tendrá sexo gratis.

Manolo piensa un momento y dice:

--Siete.

--No, señor, qué lástima, era ocho. Que tenga mejor suerte la próxima.

A la semana siguiente Manolo vuelve a pasar con el auto por la misma estación, esta vez acompañado por Fermín, un amigo suyo.

Se detiene, vuelve a cargar nafta, y al llenarse el tanque le reclama otra vez al vendedor por el sexo gratis.

--Muy bien, señor --le responde el encargado--. Sólo tiene que adivinar un número del uno al diez, y si acierta tendrá sexo gratis.

Manolo frunce el ceño, desconfiado, y dice:

--Tres.

--No, señor, qué lástima, era cuatro. Que tenga mejor suerte la próxima.

Manolo se sube a su auto y arranca. Y mientras se alejan le comenta a su amigo:

--Oye, Fermín, para mí que este tío miente y nunca te da sexo gratis. Siempre te dice que te equivocaste por un número.

--Que no, Manolo, que no --le dice Fermín--. Mi mujer acertó dos veces el mes pasado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario