Chiste de quincho

Vamos con un chiste de la línea dura, de esos que nos reclaman nuestros lectores.

Un hombre entra en un bar, se sienta a la barra y pide un whisky. Poco después aparece una mujer de avanzada edad, se sienta a su lado, y también pide un whisky. A los pocos minutos ella, que ya está algo bebida, comienza a darle charla con evidente intención de seducirlo. El hombre, sin embargo, no se muestra entusiasmado.

--Señora, ¿qué edad tiene? --le pregunta el hombre.

--Sesenta, querido, pero como podrás ver me conservo muy bien... ¿Vamos a casa?

El hombre le admite que aún está en buena forma pero declina la invitación con una sonrisa fría, y continúa bebiendo su whisky. En ese momento la mujer lo sorprende:

--¿Alguna vez hiciste un trío con una madre y su hija?

El hombre se sobresalta y tiene un sudor frío.

--¿Vamos a casa? --repite la mujer al cabo de un momento.

Él paga la bebida de ambos y salen en silencio del bar. Dos cuadras más allá llegan al departamento de la mujer y entran. El ambiente está oscuro. Entonces la mujer abre la puerta de un dormitorio y dice:

--¿Dormís, mamá?

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario