Edición Impresa

Cierra autopartista: la italiana Brembo

Es fabricante de frenos. La principal causa es el fin de la producción del Ford Focus. Afecta a 80 trabajadores.

El sector automotor está pasando por un duro momento. En parte por la caída del mercado que, este año tiene una caída del 50% respecto de 2018, pero también por decisiones empresarias que provocaron el levantamiento de proyectos industriales o la salida de producción de modelos de vehículos a raíz del cambio de tendencia de los consumidores.

En esta sucesión de malas noticias, se suma ahora el cierre de otra autopartista. Se trata de la italiana Brembo, fabricante de frenos, que acaba de comunicar al gremio del SMATA que cesará las actividades a partir del 30 de junio próximo en la planta del barrio porteño de Barracas. La decisión de la empresa de origen italiano afecta a alrededor de unos 80 operarios.

La situación de esta compañía era delicada desde hacía al menos dos años ya que la mitad de su producción estaba destinada al Ford Focus, un modelo que se sabía que se dejaría de producir, como sucedió el mes pasado. El motivo de la discontinuidad de este símbolo de la marca se debió a un cambio de tendencia de consumo muy fuerte que se registra desde hace unos años. La demanda muestra una fuerte caída por vehículos sedanes o hatchbacks a costa de los Sport Utility Vehicle. La misma suerte, por ejemplo, corrió el Renault Fluence. No es un problema argentino ya que Ford también decidió dejar de fabricar su modelo Fiesta en Brasil. El contraste es el crecimiento de participación de la EcoSport.

La filial local de Brembo venía negociando con la casa matriz distintas alternativas para evitar esta drástica decisión. Incluso, el año pasado, estuvo a punto de cerrar pero logró un período más de gracia. Al no poder revertir la situación, afectada por la caída general del mercado interno y los altos costos locales para conseguir nuevos proyectos, se decidió cesar definitivamente las operaciones.

Esta noticia se conoce justo el mismo día en que trasciende que los trabajadores de la planta de Renault en Córdoba acordaron, a través del gremio del SMATA, reducir su salario para evitar despidos. Este es otro caso que muestra que, además de la caída del mercado, las estrategias tomadas por algunas empresas, no dieron los resultados previstos. Por un lado, Renault tuvo que dejar de producir el sedán Fluence por el cambio de tendencia antes mencionado, pero también está sufriendo las consecuencia del fracaso de la alianza con Nissan y Mercedes-Benz para producir pickups en Córdoba que, en conjunto, iban a fabricar 70.000 unidades. Sólo se está salió de la línea de producción la Frontier a un ritmo de 16.000 unidades anuales. La marca alemana desistió de continuar con el proyecto de la Clase X por cuestiones internas de la casa central en Alemania. En tanto, Renault todavía no sabe cuándo decidirá fabricar su pickup Alaskan y se limita únicamente a el utilitario Kangoo, un modelo de nicho, y los Logan o Sandero que también están entrando a su fin de vida.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario