Edición Impresa

Claves para implementar una estrategia de Employer Branding

Para ser capaces de atraer y retener al mejor talento, las compañías deben incorporar este concepto, observado con creciente atención por los colaboradores y postulantes.

En los últimos años, el Employer Branding se ganó un lugar destacado entre las responsabilidades que ostenta el área de Recursos Humanos de las organizaciones.

Una vez puesta en marcha, si la estrategia de Employer Branding es adecuada servirá para obtener una serie de beneficios como la reducción de los costos de contratación, el incremento de la tasa de aceptación de ofertas de empleo y la disminución de la tasa de rotación de personal.

Maribel Cano Fernández, directora de Marketing para Latinoamérica de Meta4, definió cuatro claves principales a considerar:

1 - Organizaciones: las compañías deben definir qué elementos las distinguen y ponerlos en valor para que les permitan diferenciarse de otras empresas. Debemos saber cómo vamos a promover nuestras marcas y nuestra identidad para diferenciarnos con el objetivo de captar la atención del talento que queremos reclutar. Tener claro qué somos como compañía y lo que tenemos para ofrecer.

2 - Liderazgo: un buen líder entiende que los empleados son muy importantes para la compañía. Ellos son los que permiten seguir desarrollando el negocio. Si no tenemos profesionales contentos o entusiasmados con la empresa, no conseguiremos buenos embajadores de nuestra marca.

3 - Puestos de trabajo: qué tenemos para ofrecer, qué tipo de puestos, qué tipo de desarrollo profesional puede tener una persona que se incorpore a nuestra compañía. Cómo consigo que los puestos tengan impacto en otros equipos de trabajo. Cómo genero impacto fuera de los límites de la organización a través de la Responsabilidad Social Empresarial.

4 - Recompensas: es importante ofrecer recompensas atractivas al talento que queremos reclutar o al que queremos retener. Para atender esta tarea comienzan a incorporarse en los departamentos de Recursos Humanos abogados y contadores, ya que existe cada vez más regulación en los paquetes de compensación.

Estas cuatro claves nos indican algunas de las bases principales para comenzar a generar esa Marca Empleadora que nos distinga y nos permita promover nuestra empresa como empleador de preferencia para atraer talento.

Nuestro Employer Branding debe ser real, creíble y relevante. Debe ser aspiracional, de modo que el empleado sienta que aumenta su reputación. Es el punto donde se encuentran Marketing y RR.HH. para transmitir el valor de manera estratégica.

Por último, la incorporación de soluciones tecnológicas en el área de RR.HH. es fundamental para conocer quiénes son las personas que trabajan con nosotros y, sobre la base de eso, saber cómo podemos entender sus expectativas y decodificar la diversidad en la audiencia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario