Política

Claves de la política

Búnker. En un local de la avenida Corrientes y en Costa Salguero, se apostarán, para esperar los resultados del domingo, los principales contrincantes de una elección eliminatoria de la que esperan varios resultados sobre las fórmulas presidenciales. Para empezar, uno de esos guarismos que mantienen la expectativa es el que se refiere a la polarización, la contundencia de una elección que sería para dos fórmulas en las generales de octubre, es una de las respuestas que darán las PASO, formuladas para internas partidarias que no serán, al menos en la categoría principal. Luego, la diferencia entre uno y otro rival, pero especialmente mirando a la provincia de Buenos Aires hay varias incógnitas que esperan tener respuesta en el voto del domingo.

Cortes. La idea de que un trabajo manual en el cuarto oscuro pueda dar resultados inesperados no parece estar reflejada en los pronósticos. Es una pregunta que no se hace por lo general en los sondeos. Sugirieron encuestas, durante la campaña, la posibilidad de una diferencia inquietante entre los votos que pueda recibir María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires con los que pueda cosechar Mauricio Macri en esa geografía, en un corte que complicaría otra categorías, como las de intendentes si se profundizara la manualidad, es decir, si el votante optara por seccionar más de una vez la papeleta. Resulta inusual, pero es uno de los monitoreos que busca hacer el Gobierno con el resultado de las PASO resuelto.

Previa. Será, así, la preparatoria de octubre hacia donde los principales candidatos esperan resolver la puja sin balotaje. De esa manera el Frente de Todos que lleva a Alberto Fernández-Cristina de Kirchner, esperará los resultados en el complejo Art Media de la avenida Corrientes al 6200 en el barrio porteño de Chacarita, donde el lunes pasado el candidato se reunió con jóvenes y el postulante a la jefatura porteña, Matías Lammens, otra incógnita de esta elección. El peronismo porteño también quiere probar si un invitado como el presidente de San Lorenzo le hace atravesar el techo histórico en la Capital Federal, su distrito más hostil.

Final. El oficialismo se reunirá a la espera de los resultados del domingo en el complejo Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires, como suele hacer en las distintas votaciones. Antes, cada candidato tendrá su rutina, como Horacio Rodríguez Larreta que desayunará a las 8 del domingo en el tradicional Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aire y después se tomará la fotografía de rigor, votando en la Facultad de Derecho. Es otra categoría que podría alentar el corte de boleta aunque las chances de Macri no se verían tan afectadas en el distrito porteño como en el bonaerense. Forma parte esa votación, para el Gobierno, de las dudas acerca del corte, mientras que una de las apuestas del jefe de Gobierno es haber achicado la distancia entre las adhesiones que tiene su gestión con el porcentaje de intención de voto que le manifiestan.

Otros votos. Si bien no hay primarias propiamente dichas para presidente, son pocas pero las hay para otras categorías, especialmente en provincias. Además de la Capital Federal y Buenos Aires, también Catamarca hace su elección simultánea con la nacional el domingo, mientras que la provincia de Santa Cruz define gobernador (ver nota pag. 18) el próximo domingo junto con la llamada gran encuesta electoral.

Curiosidad. La Ciudad de Buenos Aires estrena su Código electoral, que entre otras novedades dispone que el candidato a vicejefe sea elegido luego de ser consagrado el candidato a jefe de Gobierno en las PASO. Aunque no habrá sorpresa, por ejemplo Juntos por el Cambio deberá nominar a Diego Santilli tras la elección para que conforme la fórmula. Por eso en las papeletas de las PASO no figurarán candidatos o candidatas a la vicejefatura porteña.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario