Espectáculos

Coinciden buenas muestras: Zulema Maza e Inés Tapia Vera

"Yo no te prometí estrellas en el día" y "Delta" son, respectivamente, los nombres de cada una.

Dos artistas de intensa trayectoria e importantes distinciones, Zulema Maza e Inés Tapia Vera, exponen conjuntamente en la Casa de las Culturas-Villa Carmen, del Municipio de Tigre, que fue puesta en valor en 2015 y cuyos coordinadores son Albertina Klinelik Espartaco y Carlos Nardi. Con el título “Yo no te prometí estrellas en el día”, Maza presenta una serie de fotografías con su habitual solvencia en el terreno formal, que se destacan por los negros dominantes, los blancos intensos, las logradas transparencias.

Artista innovadora y analítica, ha incursionado en el grabado, las instalaciones, el dibujo, el arte digital y el video, siempre con una propuesta abarcadora de temas que comprometen al ser humano y la naturaleza. Su leitmotiv en los últimos tiempos es la mujer, a la que jerarquiza en su papel, ya sea en las diferentes etapas de su vida, en los quehaceres a los que siempre estuvo destinada, a las que habitan la América profunda. Logra elevarlas al estatus de diosas con su presencia enigmática y seductora. Es el caso de esta muestra en la que, además de resaltar su belleza interior, hay guiños inquietantes: el cruce de manos, las estrellas que como un aura rodean el cuerpo femenino y que la protagonista intenta atrapar entre sus manos, la mujer que pareciera querer volar con sus brazos extendidos, una imagen que remite a Victoria Ocampo y sus perlas, la ropa delicada de los ajuares que se preparaban ocultamente y que, en general, le confiere a su obra un dejo de nostalgia.

Tapia Vera fue alumna de Raquel Forner, quien decía que era “pintor”, y de Aída Carballo, para quien las artes visuales eran un sacerdocio. Se ha destacado por sus xilografías iluminadas, coloreadas con acrílico, generalmente en colores primarios.

Tapia Vera tiene un tema: un relato cotidiano en el que retrata a sus hijas cuando adolescentes, con sus uniformes de colegialas, la intimidad de una escena cotidiana, leyendo, en actitud contemplativa, en un entorno con gatos, flores, alfombras, tratadas con gran vibración colorística. Una artista con identidad propia que adoptó la figuración como una suerte de rebeldía, una obra personal que la identifica con una técnica en la que vuelca su obsesión por el grabado.

La obra que presenta con el título “Delta” es una visión de sus recuerdos de infancia pasada en esta intrincada geografía, con personajes como la canoera, el pescador que refleja su paciencia y concentración; la casa isleña sobre palafitos, la vegetación que todo lo invade, los juncales, la numerosa variedad de pájaros cuyos cantos están registrados y acompañan al visitante.

Tapia Vera revela el manejo de diferentes medios gráficos: la técnica del estampado sobre tela, composiciones digitales, xilografías y serigrafías, con excepción de dos obras que remiten a las figuras adolescentes en color que son distintivas de su quehacer, la mayoría son en blanco y negro, una visión diferente del Delta asociado con el verdor de su naturaleza. (Clausura el 11 de marzo. General Bartolomé Mitre 370, Tigre).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario