Edición Impresa

Colombia: juró en el Congreso un hombre buscado por EE.UU.

Bogotá - El exguerrillero Jesús Santrich, requerido por Estados Unidos por cargos de narcotráfico, juró ayer como congresista en Colombia como parte de los acuerdos de paz con el disuelto grupo armado FARC y a pesar del rechazo abierto del Gobierno.

Santrich, de 52 años y con una aguda deficiencia visual, asumió su curul en la Cámara baja en un discreto acto que se llevó a cabo en la sede del legislativo en Bogotá.

Este es un “nuevo paso de lucha y defensa de la paz para Colombia”, declaró a la prensa el flamante legislador a su salida del Congreso, en el centro de Bogotá.

El exnegociador de paz, que siempre defendió su inocencia frente a las sospechas de narcotráfico, tenía reservado un escaño como parte del acuerdo que condujo al desarme de la que fuera la mayor guerrilla de América Latina, convertida ahora en un partido de izquierda.

Sin embargo, no había podido tomar posesión debido a su captura, en abril de 2018, con fines de extradición por delitos presuntamente cometidos después de que firmó la paz en noviembre de 2016.

La semana pasada la Corte Suprema enfureció a Washington al disponer su excarcelación, reconociendo los fueros parlamentarios del exguerrillero.

El caso ha generado un revuelo político y judicial en Colombia, profundamente dividida por el pacto que puso fin a medio siglo de enfrentamientos con los rebeldes marxistas.

La posesión de Seuxis Paucias Hernández -nombre legal de Santrich- sirve “para fortalecer la defensa de la paz y de lo acordado”, expresó en un tuit Rodrigo Londoño, presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido que surgió de los acuerdos que terminaron con un sangriento conflicto de más de medio siglo.

La llegada de Santrich al Congreso exasperó al presidente Iván Duque, quien insiste en culpar al líder de la disuelta organización armada pese a que todavía no ha sido sometido a juicio.

“Ver a un mafioso llegar y burlarse de la sociedad colombiana me parece que no es solamente inadmisible, sino que debe motivar a todos a exigir que se haga justicia”, dijo ayer.

Agencias AFP y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario