Edición Impresa

Colorín: los cambios enturbian los números

Objeto social:"Pinturas, barnices, afines.".

El lector avispado verá en los cuadros que acompañan este comentario el cambio de períodos, de seis meses en 2017 a siete ahora. Este salto lo decidido la sociedad comparando contra el ejercicio finalizado a fin de aquel año, si bien aquí consideramos que a los fines bursátiles es mas útil hacerlo contra el primer semestre previo. Esto no obsta para que la comparación bajo ambas modalidades derive en una serie de distorsiones. La sociedad de todas maneras informa algunos valores comparables, por caso la rentabilidad bruta que pasó de 32,08% a 36,85% ahora, y los gastos operativos que pasaron de 41,3% de las ventas a 49,03% (gastos de reestructuración explican 9 puntos porcentuales).



De esto resulta una pérdida operativa en función de las ventas que se incrementó 3%, mientras el neto, 19,75% antes quedó ahora marginalmente positiva. Confiamos que los lectores sabrán revisar estos números y sacar sus propias conclusiones. Todo esto debe interpretarse dentro del proceso del cambio societario desde que Disal SA tomó su control en febrero, abocada tanto al saneamiento financiero de la sociedad como a una optimización de los canales de venta y las sinergias entre las dos empresas, sin que "se pierda la identidad" (¿continuará siendo listada o no?). Pasando a sus números, la vemos con ingresos ordinarios creciendo en estos 13 meses 43,5%, por encima del 33,36% que lo hicieron los precios minoristas. Así de la mano de costos 31,8% mayores queda con un bruto de $135 millones, 69% mas que a junio de 2017. Luego, la disparada de los gastos de administración (156%) y los otros (158%) la dejan con un operativo adverso de $45 millones (52% más) que tras el aumento de la carga financiera (109%) le significa un pre tax negativo de $64 millones, que revierte con el reconocimiento fiscal a un neto de $3.283.000.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario