Economía

Combustibles: ¿se acerca por fin el mercado al precio de equilibrio?

El primero de julio entrará en vigencia el postergado Impuesto a los Combustibles Líquidos, que implicaría un ajuste de 2% promedio. En YPF revelaron que todavía existe un "atraso menor al 10%". Los estacioneros aseguran que ya no se soportan más ajustes. Crecen los pases a GNC y se profundiza caída de las ventas.

La pregunta gira en los despachos de las petroleras, las oficinas de los estacioneros y la cabeza de los consumidores. ¿Se acerca el mercado de los combustibles al precio de equilibrio? La respuesta no es definitiva porque el valor de las naftas y el gasoil se ajustan según cuatro variables que están en constante movimiento. Sin embargo, desde hace casi un mes, dos de las más importantes quedaron estáticas, lo que hace pensar que el precio de los combustibles puede mantenerse equilibrado durante la previa electoral. Veamos.

Un estudio de la consultora Economic Trends para Fecac reveló que hasta abril los precios acumularon un incremento anual de 62,4% en el caso de la Súper y de 61,3% para la Premium, mientras que el gasoil grado 2 trepó 76,2% y el de mayor calidad hasta 75,1%.

Al analizar la evolución en lo que va de 2019, los precios se incrementaron entre 13,8% y 14,5% en promedio según marcas y versiones, incluido el 1,5% del último fin de semana que ámbito.com anticipó en exclusiva.

Con la liberalización del mercado ordenado por Juan José Aranguren los surtidores se reprograman casi todos los meses en línea con la cotización del crudo Brent, el tipo de cambio, el costo de los biocombustibles para mezcla y la actualización trimestral de los impuestos en base a la inflación oficial.

Biocombustibles e Impuestos

Los biocombustibles arrastran este año un alza de 7,6%. Desde enero la carga impositiva (ICL y IDC) acumula una presión mayor al 24%. La inflación del cuarto trimestre de 2018 aplicada en marzo de 2019 fue de 11,6%, mientras que el costo de vida del primer trimestre de 2019 a trasladar el mes en curso totalizó 11,8%.

En diciembre el 2018 el Estado se quedaba con $ 5,507 por cada litro de gasoil vendido y hoy retiene $ 6,87. En el caso de las naftas, antes se tributaba $ 8,317 por litro y a partir de julio, cuando finalmente entre en vigencia el postergado Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), se abonará más de $ 10,40 por cada litro despachado.

Si al ICL y el IDC se le agregan el Impuesto a las Ganancias, IVA, contribuciones patronales, Ingresos Brutos, comercio e industria de cada provincia y el Impuesto al Cheque o los débitos y créditos, los estacioneros advierten por una presión impositiva total del 40% en el sector.

Petróleo y dólar

La mayor suba de los combustibles se debe a la devaluación y la suba del barril de Brent, las dos principales variables. El crudo londinense llegó a tocar los u$s 73 a fines de abril, pero luego se desinfló por los coletazos de la guerra comercial entre EEUU y China.

Según datos de la cámara de estacioneros CECHA recopilados por ámbito.com, del 2 de enero al 2 de junio el barril de Brent se encareció 11,9%; el tipo de cambio escaló 12,82% y, curiosamente, el precio del litro de nafta Súper en una estación YPF de la ciudad de Buenos Aires, creció 15,27%.

“A pesar de que las petroleras tendrán sus razones para subir (los precios) porque no conocemos sus márgenes en la refinación y comercialización, con el dólar planchado entre $ 44 y $ 45 y con el crudo entre u$s 60 y u$s 61, no habría razones para que haya aumentos importantes o progresivos de acá en adelante”, dijo el secretario general de CECHA, Guillermo Lego, a este medio.

“En el caso del Brent es un hecho sintomático, pero es una realidad. Hasta hace una semana está prácticamente en u$s 70 el barril y todo el mundo pensaba que iba a haber aumentos por el retraso que las petroleras siguen justificando, pero si uno ve el futuro del Brent ha bajado muchísimo”, explicó Lego.

Combustibles Brent Dolar Nafta.jpg

“Estos valores no están insinuando que haya aumentos a futuro. Queda pendiente la diferenciación del impuesto a los Combustibles Líquidos para julio, aunque en el 1,5% que ya aumentaron quedó absorbido el Impuesto al Dióxido de Carbono”, agregó.

Atraso pendiente

Directivos de YPF aseguraron a ámbito.com que el atraso en los surtidores todavía existe. “Es menor al 10%”, enfatizaron, y recordaron que la venta de combustibles posee una cadena de costos dolarizada. “Con una importación del 20% del gasoil para consumo interno, es imposible no aumentar”, agregaron.

En YPF admiten que las continuas alzas de precios repelen a los clientes y expresaron su preocupación por la caída en las ventas, aunque remarcaron que todavía hay margen para ser competitivos. “No trasladamos todo el atraso de una porque no se acercan más a las estaciones”, explicaron desde la principal petrolera del país a este cronista.

La compañía estatal todavía ostenta el 55% de la porción total del mercado, por arriba de Shell (Ríazen) con 18% y los casi 12% de Axion (PAE).

Asimismo, en YPF descartaron por ahora implementar un mecanismo de información o esquema de previsibilidad para que los ajustes no tomen por sorpresa a los conductores cada primer día del mes. “Si fuera por nosotros ajustaríamos todos los días y no una vez cada 30 días, sería más fácil”, respondió un ejecutivo.

Por el alza de precios, el Ente Nacional Regulador de Gas detectó que la conversión de automóviles a GNC trepó en mayo 47% frente al mismo mes de 2018, con un total de 15.328 unidades convertidas, el nivel más alto de 2019. En tanto, la Secretaría de Energía informó que las ventas de combustibles de abril cayeron 6,3% interanual: el gasoil bajó 3% y las naftas 8,8%.

Para el primero de julio está previsto que YPF realice otra corrección, por la aplicación del ICL pendiente. Rondaría 1,6% para el diésel y 2,4% para las naftas. Serían unos 65 centavos extras por cada litro de gasoil (hoy el grado 2 vale $ 40,34) y $ 1,032 para la nafta Súper, que ahora cuesta $ 42,64 en la Ciudad. “Si los impuestos aumentan, nosotros hacemos un pass trough directamente”, especificaron en YPF. Sería un 2% promedio a nivel país. El próximo impuestazo debería aplicarse en septiembre.

Cumplido con lo establecido en la ley de reforma tributaria para junio y sin grandes saltos en el dólar y el Brent en los próximos días, en el sector creen que luego del 2% promedio se podría haber alcanzado el precio justo. “El consumidor final y toda la cadena de comercialización ya no soportan más aumentos de combustibles”, alertó el cordobés Gabriel Bornoroni, presidente de Fecac. “Nos damos cuenta por la merma del consumo, el traslado de las preferencias de compra de Premium a Súper y las conversiones a GNC”, detalló, y agregó que lo “óptimo” para este mercado sería alcanzar la ansiada estabilización de precios de una vez por todas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario