Economía

Comercios de fronteras se benefician por devaluación

A los extranjeros los tienta el tipo de cambio y adquieren alimentos y ropa. En los países vecinos, reclaman nuevas medidas para que la situación no afecte a sus industrias.

Con cada devaluación, hay un clásico que vuelve. Tanto uruguayos como chilenos, ven conveniente cruzar la frontera para hacer compras en Argentina. Alimentos y ropa son los más demandados, aunque a esto se le suma también combustible y comidas en restaurantes.

“Si bien no es una invasión, sí hay una mayor afluencia de uruguayos. Desde hace tiempo que estamos más baratos y con la última devaluación esto ha sido más notorio”, subrayó José Persigo, Coordinador General del Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia (Entre Ríos). La ciudad, dista a tan sólo 30 km de Salto, el segundo departamento más grande de Uruguay. “Allí tienen medidas para protegerse. Por ejemplo, el IMESI, que es una regulación del combustible, tax free del 14% y descuentos en el IVA. Así y todo, ahora les resulta más económico cruzarse a Argentina”, agregó Persigo.

Quienes no están tan conformes con la situación, son justamente los uruguayos. Ante la fuga de consumidores, comerciantes de Salto y Paysandú reclamaron medidas a su gobierno para paliar la situación y retener de alguna manera el consumo. Representantes de las cámaras empresariales plantearon ante el Ministerio de Economía y Finanzas de su país la preocupación por la situación generada por la devaluación argentina. Su intención, es que las ciudades fronterizas logren mayores descuentos en las naftas y la quita de impuestos a artículos de la canasta familiar, ya que en muchos casos, son hasta un 50% más caros que en su vecina Entre Ríos.

“Desde hace 15 días venimos sintiendo el impacto de la devaluación argentina. Por un lado, cayeron abrumadoramente las reservas de turistas en Uruguay. Por otro, los comercios también sintieron los coletazos. Entre enero y junio, las ventas en Salto bajaron 6,5% y probablemente la situación se agrave.”, explicó Atilio Minervine, presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto. “Por eso, estamos pidiendo que se apliquen políticas de frontera, como por ejemplo, una quita del IVA en los bienes transables”, agregó.

Hace pocos días, se reforzaron los controles por parte de la Aduana uruguaya, con una norma que prohíbe ingresar más de cinco kilogramos de comestible por semana y por persona. Si bien, la medida busca proteger al comercio de Uruguay, las diferencias de precios, por ejemplo en artículos de limpieza e higiene personal, son tan notorias que predominan los que eligen cruzar.

En el otro extremo del país, en Mendoza, también notaron un pequeño interés de los turistas por consumir allí. “El fin de semana pasado, ya vimos más patentes chilenas, sobre todo en restaurantes. Los próximos feriados largos en Chile, serán mejores indicadores para conocer con más claridad qué pasa”, aseguró Alfredo Cecchi, de la Federación Económica Mendoza (FEM).

Meses atrás, cuando la postal era a la inversa, los argentinos colapsaban Chile para comprar tecnología y ropa. También se los veía mucho en la paraguaya Encarnación en modo “tour de compras”. Sin embargo, el aumento del dólar frenó abruptamente el shopping en países vecinos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario