Edición Impresa

Comité contra la tortura: PRO resuelve olvido K

El protocolo fue ratificado en 2004 y el Frente para la Victoria sancionó la ley correspondiente recién a fines de 2012. Luego planchó su instrumentación.

Después de cinco años, el Congreso comenzará a votar la integración del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura. El protocolo fue ratificado por la Argentina en 2004 y el kirchnerismo sancionó la ley correspondiente recién a fines de 2012, aunque luego planchó su instrumentación.

El aval a una porción de este cuerpo ya fue consensuado en los últimos días por los legisladores que conforman la comisión bicameral de Defensoría del Pueblo, que comanda la senadora por la ciudad de Buenos Aires Marta Varela (PRO).

Varela convocará a la bicameral el miércoles próximo para dictaminar a favor de los tres miembros del Comité contra la Tortura -son 13 en total, aunque con siete podría iniciar su funcionamiento-, que representarán a las ONG y organizaciones civiles y votarlos en la sesión que se realizará ese mismo día el Senado, por lo que el tema necesitará la habilitación de los dos tercios de los legisladores ya que el despacho no contará con los siete días reglamentarios.

La historia de este comité comenzó en 2002, cuando el país participó del proceso por el que se adoptó el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de Naciones Unidas.

La Argentina fue así el sexto país en ratificarlo, el 15 de noviembre de 2004, aunque el protocolo facultativo entró en vigor el 22 de junio de 2006. Recién a fines de 2012, y como cada país debía generar su propio mecanismo el Congreso, entonces con cómoda mayoría kirchnerista en ambas cámaras, sancionó la creación del "Sistema Nacional de Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes", ley reglamentada el 7 de enero de 2013.

Esa norma plantea que el comité nacional debe estar formado por 13 miembros. En el Senado, la iniciativa fue defendida en ese entonces por el cristinista Daniel Filmus, recordada espada del kirchnerismo en el Memorando de entendimiento entre la Argentina e Irán y actual candidato a diputado nacional por la Ciudad. La oposición criticó sumar más integrantes legislativos a ese comité. Luego, el kirchnerismo -que utiliza los derechos humanos como lema de campaña- cajoneó este sistema.

Días atrás expusieron en el Senado a representantes de Chaco, Salta, Misiones y Santa Fe que "expresaron la necesidad de poder poner en marcha el comité nacional, debido a que a las provincias se les dificulta su trabajo sin un organismo rector", según señaló Varela.

La comisión bicameral que preside la senadora del PRO tiene otra actividad por delante: debe acordar el debate sobre el nuevo defensor del pueblo -representa a los ciudadanos frente al Estado y a privados que prestan servicios públicos-, una insólita vacante que dejó el kirchnerismo desde 2009, cuando renunció Eduardo Mondino. En su lugar asumió el adjunto Anselmo Sella, cuyo mandato venció a fines de 2013.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario