Edición Impresa

Cómo cambiar la empresa a verde sin gastar dinero

• Sustentabilidad
Se lanzó una guía para que las empresas empiecen a cuidar el ambiente invirtiendo solamente tiempo. Tres pasos hacia la sustentabilidad.

La excusa de que realizar estrategias de sustentabilidad requiere de grandes presupuestos carece de sentido y es que el cuidado de los recursos naturales a escala mínima puede ser una de las maneras para ingresar en este mundo sin destinar fondos. Por ello, se lanzó una guía para que las empresas empiecen a cuidar el ambiente invirtiendo solamente tiempo.

"Que una empresa sea sustentable significa no sólo que pueda perdurar económica y financieramente en el tiempo, sino también que dentro de su operatoria se consideren los aspectos ambientales, sociales y culturales", define Sofía Garro, fundadora de Almerix, una consultora especializada en cambio climático.

A nivel hogareño, cada vez hay más personas que reciclan residuos y cuidan recursos como el agua y la energía, más en momentos de subas de tarifas; sin embargo, en el ámbito laboral la práctica no está tan extendida. Hay que tener en cuenta que las empresas impactan directamente en el cambio climático a través del consumo de energía que varía dependiendo del tipo de organización, pero es el eje principal en cuanto a emisiones de Gases Efecto Invernadero, costos y posibilidades de ahorros, advierten desde la consultora.

"Una empresa que pretende transitar el camino del desarrollo sostenible debería, en primer, lugar mirar puertas adentro", analiza Garro en relación con la importancia del cuidado de recursos, pero también destaca aspectos de gobernanza, RR.HH. y cadena de valor.

Por su parte, Javier García Moritán, director ejecutivo Grupo de Fundaciones y Empresas (GDFE), sostiene que la incorporación de la sustentabilidad en las empresas debe ser una decisión genuina. "Hay que entender que somos parte del contexto en que operamos y que no podemos pensar en el propio éxito si no contemplamos el bien de todos", afirma.

Además, recomienda que "para hacer de esto algo que además sea eficaz y no sólo declamativo, es indispensable aprender a articular con el Estado y la sociedad civil".

Sin embargo, para comenzar con la tarea sustentable, la veta ambiental es el mejor alternativa. En ese sentido, Almerix desarrolló una guía con acciones reducir el impacto sobre el medio ambiente sin invertir dinero:

Energía: Reubicar escritorios/puestos de trabajo para un mejor aprovechamiento de luz natural. Ventilar la oficina cuando el aire exterior es más fresco que el del interior. El monitor es lo que más energía consume; si no se va a utilizar la PC por un rato, apagarlo ahorrará energía.

Residuos: separando papel, cartón, plástico, vidrio, metal de los residuos húmedos se logra no sólo disminuir las emisiones, sino también revalorizar estos materiales. Evitar comprar productos con mucho empaque y elegir productos elaborados cerca de la empresa.

Papel: reducir la cantidad de papel que se usa, reutilizar y reciclar. Revisar los procedimientos de la empresa para detectar posibilidades de sustitución del papel por soportes digitales.

"Esta guía pretende servir como una primera instancia de referencia para comenzar a implementar medidas para el cuidado de los recursos naturales, que suponen un ahorro energético y, en definitiva, económico", concluye Garro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario