Deportes

Cómo deben hacer los argentinos para correr la maratón de Nueva York

Existen seis "Majors" en el mundo de las maratones, pero solo una de ellas que tiene un magnetismo especial. Los 42,192 kilómetros de Nueva York, conocida como "la carrera del mundo" es la mayor ambición para aquellos que aman y practican el running, un sueño que requiere de una importante logística, en tiempo y dinero, para poder cumplirlo desde Argentina.

En 2019 la carrera se celebrará el domingo 3 de noviembre. Si bien falta mucho, quien desee correrla debe planificarla con mucha antelación, ya que la prueba congrega a más de 50 mil corredores de diferentes partes del mundo todos los años y los números vuelan. Lo atractivo de correr por las calles de Nueva York, además de las cerca de 2 millones de personas que se mueven para alentar, es la oportunidad de ser protagonista de uno de los eventos deportivos más importantes del año, posibilidad que seduce a cualquiera que practique esta actividad, al punto que se calcula que el número de aspirantes a formar parte de ella quintuplica a los que efectivamente logran hacerlo.

Para los argentinos hay tres manera de obtener el cupo para correr una carrera de tanta dimensión que genera un impacto económico de más de u$s 400 millones. La primera de ella es ingresar a la lotería, que cierra el 14 de febrero y se sortea el 27 del mismo mes. La inscripción es gratuita y los afortunados, se calcula que el 11% de los que se anota obtiene el número de esta modalidad, deberán abonar u$s 358.

De salir sorteado, el segundo paso será cerrar lo más rápido posible tanto el aéreo como el alojamiento. Para ello hay que tener varios puntos en cuenta, como que los precios en Nueva York suben para esa semana debido al evento y a la gran cantidad de turistas que albergará la ciudad. El otro ítem fundamental es el de los traslados dentro de la "Gran Manzana", teniendo en cuenta que la prueba sale de Staten Island y termina en el Central Park. Además, una vez completada la prueba hay que pensar en que la vuelta al hotel no sea un calvario.

Esta opción tiene de positivo que cada corredor puede armar el viaje a su medida y ajustarlo a su presupuesto, pero no es para todo el mundo. Varias agencias de viajes dispersas por el mundo, y certificadas por la maratón de Nueva York, ofrecen paquetes con número garantizados, lo que evita el primer paso, permite a sus clientes solo enfocarse en el entrenamiento para correr y sirve de "Plan B" para los que no tuvieron suerte en la lotería.

Una de ellas es Amaison, que tiene 30 años de trayectoria, en la edición 2018 llevó a casi 200 argentinos. "Lo ideal es empezar a armarlo desde ahora por calendario, por entrenamiento y por una cuestión económica, para que sea más fácil el día de mañana poder pagarlo y tomarse todo el tiempo necesario para hacerlo", recomienda Daniel Soprano, gerente de viajes de la operadora y maratonista.

La empresa ofrece tres paquetes: uno con la carrera y el hotel, otro con la inscripción y el aéreo, y uno completo. Tienen incluido además servicios del staff de Amaison en Nueva York, seguro médico deportivo, traslados y kits de la delegación argentina, que son del operador de viaje. Los precios, en una primera etapa que cierra el 31 de octubre, van desde u$s 2.550 para la primera opción hasta los u$s 3.900. Generalmente los cupos, que se pueden abonar en cuotas y con varios medios de pago hasta junio, se agotan en mayo, aunque ya son más caros.

"Nuestros precios no son altos, excesivos o abusivos. Obviamente que podés optar por hospedajes más económicos o no dormir en Manhattan, pero si uno después hace los números va a gastar más o menos lo mismo y el principal beneficio que nosotros otorgamos es que nosotros damos la contención todo el tiempo", aclara Soprano, quien agrega: "Nosotros intentamos brindar una experiencia, no vendemos inscripciones, no me interesa. No es lo nuestro, no comercializamos cupos. Somos corredores y queremos que vivas la experiencia, esa es la diferencia".

Luego, le explica a ámbito.com lo que significa ser parte de un evento tan importante a nivel mundial: "No se trata simplemente de una carrera, no es sólo correr el maratón. Es ir a la expo y saber cómo disfrutarla, anotarse y participar de la carrera de 5 kilómetros del día anterior, ir al desfile de las naciones, que es una experiencia única y no se repite en ningún otra carrera del exterior, algo muy parecido a una apertura de ceremonia muy parecido a un juego olímpico".

Finalmente, queda una opción pero ya es para corredores con más rodaje y que ya tienen clara como viene la mano. Los corredores más rápidos, con un límite de tiempo dependiendo del rango etario, pueden reclamar su número. También pueden hacerlo aquellos que la hayan completado en 15 ocasiones o que con esa carrera alcancen la medalla "Six Star Finisher", que se otorga a todos los corredores que hayan finalizado con éxito los seis majors (Nueva York más Boston, Chicago, Londres, Berlín y Tokio).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario