Opiniones

Como emprendedor tienes que ser pacientemente impaciente

Si quieres empezar tu emprendimiento, dedícale impacientemente una hora por día a pensar en él y crearlo. Esa hora diaria, en tres años, van ser más de mil horas. ¿Crees que hoy estarías en un lugar distinto si hubieses dedicado mil horas a un proyecto importante para ti?

Para lograr un resultado extraordinario como emprendedor se requiere de dos capacidades que parecen estar en conflicto entre sí: la paciencia y la impaciencia. La clave es tener una buena cuota de ambas, pero saber cómo y cuándo utilizarlas.

Los resultados que quieres lograr son producto de tus acciones. Tus acciones producen resultados y no hay vueltas con eso. Desde lo que hoy ganas a cuánto pesas en la balanza son producto de las acciones que has tomado y no has tomado en tu vida. La impaciencia del emprendedor debe estar volcada a la acción y nunca a los resultados. Y la paciencia siempre a los resultados y nunca a la acción.

Para tus acciones, impaciencia (nunca al revés)

Ser totalmente impaciente con tus acciones requiere que no pierdas tiempo y pases a la acción lo antes posible y en la mayor cantidad de acciones posibles. “Just do it”, no lo pienses, hazlo. No busques perfección de entrada, sino busca movimiento primero, y luego optimización. Cada día debes tener una sensación de urgencia e impaciencia implacable hacia tus acciones.

Para tus resultados, paciencia (nunca al revés)

Al mismo tiempo, debes ser totalmente paciente con los resultados que esas acciones generan. Nada extraordinario se construyó de un día para el otro, pero eso no es excusa para no dar lo máximo hoy. Hay una demora sistémica entre acción y resultados, entre lo que quieres lograr y lo que haces. Debes entender la famosa gratificación diferida: tu capacidad de posponer una recompensa presente por una mayor en el futuro. Debes entregarte y confiar en tus hábitos y procesos diarios.

Piensa en esto, ¿qué acción, si hubieses mantenido durante los últimos 4 años, hoy tendría un gran impacto en tu vida? ¿qué acción, que hoy no estas tomando, cambiarían tu vida tanto personal como profesionalmente en los próximos 4 años? Sabes que esas acciones son importantes para ti, pero que si eres impaciente con los resultados, no lo lograras. A la vez, debes ser implacable con ejecutarlas día a día con.

Si quieres empezar tu emprendimiento, dedícale impacientemente una hora por día a pensar en él y crearlo. Esa hora diaria, en tres años, van ser más de mil horas. ¿Crees que hoy estarías en un lugar distinto si hubieses dedicado mil horas a un proyecto importante para ti?

Si estás ofreciendo tu producto a dos personas más por día, en dos años le ofreciste tu producto a más de 500 personas ¿eso cambiaría tus números?

Si empiezas a tener paciencia con los resultados, vas transformar la forma que ves tus hábitos diarios. Ese paquete de cigarrillos que hoy vale $100, son más de un millón de pesos en 30 años. Ese café diario también son más de un millón de pesos en 30 años. Cualquier pequeño hábito, si somos pacientes en el tiempo, tiene un gran impacto, sea positivo o negativo.

Nunca vas a cambiar tu vida al menos que cambies impacientemente algo que haces todos los días, al menos que cambies un hábito, y tengas paciencia en que los resultados van a llegar. ¿Por dónde quieres empezar a cambiar tu vida hoy?

(*) CEO en OKRs GLOBAL

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario