Lifestyle

Cómo preparar una vianda saludable para llevar a la oficina

Comer sano en el trabajo es posible siempre y cuando se sigan algunos consejos. Aquí unos tips para organizarse.

La vianda es una forma estupenda de controlar lo que se ingiere, de seguir una dieta equilibrada e incluso de mantenernos en nuestro peso ideal. Además, proponerse una comida más sana sin tener que comprar fast food o salir afuera, es fundamental para cuidar nuestra salud y nuestro bolsillo. Comer sano en el trabajo es posible si se siguen algunos consejos de alimentación para ayudarnos a mejorar nuestros platos.

  • Para que la comida elaborada sea completa y nutritiva, el recipiente debe contener: una proteína (pollo, atún, huevos, carne, quesos, frutos secos), verduras (crudas o cocidas), que ocupen mitad del recipiente; y legumbres, fécula o cereales (lentejas, garbanzos, arroz integral, quinoa, cous cous, mijo, fideos integrales).
  • Prepararlo todo el día anterior y guardarlo en la heladera te va a ayudar a organizarte mejor y poder cumplir con este objetivo. Si lo dejamos para la mañana puede que salgamos apurados y terminemos no realizándolo.
  • Para ahorrar tiempo, lo ideal sería preparar más comida en la cena. De esta manera, podemos aprovechar lo que ya cocinamos y agregar algunos alimentos nuevos para crear un plato diferente.
  • Guardar la vianda en la heladera del trabajo, para conservar correctamente la comida que llevamos.
  • Condimentar la comida en el momento, no hacerlo en casa, va a alterar el sabor. Podemos llevarnos el condimento aparte en un frasco.
  • Las verduras o legumbres de lata son grandes aliados si no disponemos de alimentos frescos o nos falta tiempo. Tienen que lavarse bien bajo el chorro de agua fría para sacarles parte de la sal agregada y aditivos.
  • No saltear el almuerzo ni reemplazarlo por alguna colación. Es fundamental que esta comida sea completa y nutritiva para que tengamos un óptimo rendimiento el resto del día.
  • Llevar en recipientes colaciones saludables como frutos secos, granola, fruta, yogur, huevo duro para consumir a media mañana o media tarde.
  • A no olvidarse de tomar agua para llegar a nuestro requerimiento diario. Puede ayudar tener una jarra en el escritorio o ponerse alarmas. En la actualidad existen aplicaciones que nos ayudan a mantenernos hidratados.

*La licenciada Florencia Borrell es Nutricionista y coordinadora del Departamento de Nutrición de Pronokal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario