Lifestyle

¿Cómo prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico?

El 19 de agosto se celebró su día nacional en recuerdo del pediatra argentino Carlos Gianantonio. La carne mal cocida, la principal fuente de transmisión.

El 19 de agosto se celebró Día Nacional de la Lucha contra el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) en recuerdo del doctor Carlos Gianantonio, maestro de la Pediatría Argentina quien fue trascendental en el diagnóstico, prevención y tratamiento de la enfermedad.

Nacido en 1926, se destacó por sus aportes spobre el SUH a la literatura internacional de principios de los años 60, pero también por sus estudios posteriores.

El SUH en nuestro país, el SUH constituye la primera causa de insuficiencia renal aguda en lactantes y niños de primera infancia y la segunda causa de enfermedad renal crónica. Por la magnitud de este problema, se hace necesario extremar las medidas para su prevención.

Esta enfermedad afecta la sangre, los vasos sanguíneos pequeños y los riñones. En la mayoría de los casos se contrae por el consumo de carne mal cocida portadora de una bacteria, la Escherichia Coli productora de toxina Shiga (STEC). Afecta, sobre todo, a los niños de entre 6 meses y 5 años. Provoca insuficiencia renal, anemia y alteraciones neurológicas. }

Si bien la carne vacuna resulta la principal fuente de transmisión, el consumo de lácteos y jugos de fruta no pasteurizados o de verduras y agua, también puede desencadenar la enfermedad, que en casos extremos, provoca la muerte. Aunque la tasa de mortalidad se ha reducido, las secuelas pueden ir desde hipertensión arterial de por vida, hasta insuficiencia renal crónica, pasando por dificultades en el aprendizaje, entre otras. Todo esto puede evitarse, tomando metódicamente, básicas medidas de higiene y conservación de los alimentos:

• Asegurar correcta cocción de la carne; la bacteria se destruye a 70 °C.

• Se sugiere que los menores de 3 años no ingieran hamburguesas caseras o compradas.

• Tener especial cuidado con la cocción de la carne picada, ya que generalmente se cocina bien la parte superficial, permaneciendo la bacteria en el interior. El jugo de la carne picada bien cocida, debe ser completamente translúcido.

• Utilizar distintos utensilios de cocina para cortar la carne cruda que aquellos que se utilizan para trozarla antes de ser ingerida.

• Evitar el contacto de las carnes crudas con otros alimentos (contaminación cruzada).

• Controlar el uso de leche y derivados lácteos correctamente pasteurizados y conservar la cadena de frío.

• No consumir jugos de fruta no pasteurizados.

• Lavar cuidadosamente verduras y frutas.

• Asegurar la correcta higiene de las manos (deben lavarse con agua y jabón) antes de preparar los alimentos.

• Lavarse las manos con agua y jabón luego de ir al baño.

• Utilizar natatorios habilitados para tal fin.

• No bañarse en aguas prohibidas.

• Higienizarse adecuadamente con agua y jabón luego de tener contacto con animales domésticos y principalmente con los de granja o su morada.

• Consumir agua potable; ante la duda, hervirla.

Fuente: En memoria de Luz Dugo Medina / SAP/ Hospital Austral

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario