PYMES

Cómo salir del pantano: tras 4 años de ahogo productivo, las pymes y startups proponen su agenda 2020-23

No nos une el amor sino el espanto. El trillado verso de Jorge Luis Borges puede explicar el gran consenso que está reuniendo el Frente de Todos, en un escrutinio aún en marcha mientras se escriben estas líneas. ¿Qué pasó para que el aval a Macri y Vidal a fines de 2017 se derrumbara de este modo?

La respuesta llega desde otro lugar común, aquel “es la economía, estúpido” acuñado en la campaña de Bill Clinton a inicios de los 90. No vamos a aburrir con números ya conocidos. Apenas digamos que no hay casi indicador para rescatar en la gestión de Cambiemos: pobreza, inflación, desempleo, capacidad ociosa, desigualdad, producción, exportaciones (en especial las de mayor valor agregado) muestran niveles dignos de un país atravesado por un huracán. La tormenta puede datarse desde abril de 2018, cuando se inició la explosiva devaluación del peso. Pero la deriva hacia el pantano no se explica sin el endeudamiento previo y posterior: hasta marzo de ese año, con acreedores privados, y desde mayo de 2018, con el FMI. Deuda que es hija del dogma monetarista, donde todo (todo) es explicado por el déficit fiscal, como si no existieran la historia, la inercia inflacionaria, la puja distributiva, las instituciones… Por cierto, a este desastre económico se sumó la pericia de la oposición, que promete haber aprendido de sus errores y unirse en pos de alcanzar el crecimiento de largo plazo, exportar como nunca antes y mejorar sustancialmente la distribución del ingreso. Ojalá.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario