Edición Impresa

Con anuncio de masivas deportaciones, Trump se lanzó a la reelección

Horas antes del mitin que dio comienzo a la campaña 2020, anunció que la semana que viene se pondrán en marcha los procedimientos para echar de Estados Unidos a millones de sin papeles.

Orlando - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó la campaña por su reelección con un acto realizado anoche en Orlando, corolario de una jornada en la puso en el primer plano lo que será uno de sus principales caballitos de batalla: una verdadera guerra contra la inmigración ilegal, con el anuncio de “millones de deportaciones”.

“La próxima semana, el ICE (servicio de Inmigración y Control de Aduanas) comenzará el proceso para deportar a millones de extranjeros ilegales que encontraron de manera ilícita su camino hacia Estados Unidos”, indicó en su cuenta en la red social Twitter.

“Serán deportados tan pronto como entren”, afirmó.

Asimismo, Trump aplaudió el trabajo realizado recientemente por México “al detener a las personas mucho antes de llegar a nuestra frontera sur” y aseguró que Guatemala se está preparando para firmar también un acuerdo de seguridad.

Ya en clave electoral, el jefe de la Casa Blanca aseguró además que los demócratas son “los únicos que no harán nada” ante la afluencia de inmigrantes sin papeles y los residentes extranjeros ilegales.

“¡Deben votar para deshacerse del vacío legal y arreglar el asilo! Si es así, ¡la crisis fronteriza terminará rápidamente!”, puntualizó.

Hace unos días, Trump había criticado a El Salvador, Guatemala y Honduras por las caravanas de miles de sus ciudadanos que viajaron rumbo a México para intentar cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

La Administración de Trump anunció, por otra parte, que desviará permanentemente a otras partidas 550 millones de dólares que estaban destinados a ayudas para países de Centroamérica como forma de presión para que detengan en el origen el flujo de indocumentados.

Se estima que en Estados Unidos hay un total de 12 millones de inmigrantes ilegales, que llegan principalmente de México y Centroamérica. México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo por el que el Gobierno mexicano accedió a recibir a migrantes centroamericanos que buscan asilo en territorio estadounidense hasta que sus casos sean atendidos en los tribunales norteamericanos.

En lo que la prensa ya anticipa como una campaña muy dura del oficialismo, el presidente anunció formalmente anoche desde Lorida que irá por la reelección en los comicios del año próximo, a pesar de que las primeras encuestas muestran vulnerabilidades.

Los organizadores del acto republicano dijeron que las entradas para el mitin en un anfiteatro con capacidad para 20.000 personas se agotaron y, de hecho, muchos partidarios se agolparon fuera del recinto para seguirlo a través de pantallas gigantes.

“¡Vean lo que está pasando en Orlando, Florida, ahora mismo! La gente nunca ha visto nada igual (a menos que toques una guitarra). Va a ser salvaje. ¡Los veo luego!”, tuiteó el mandatario en la previa.

Después de más de dos años en la Casa Blanca llenos de dramas y de intrigas, este hombre de negocios de verbo fácil apuesta a que la economía pujante y su promesa de luchar por la olvidada clase trabajadora estadounidense van a lograr persuadir al electorado de que merece un segundo mandato de cuatro años.

Pero ya hay más de 20 demócratas compitiendo por la nominación y la larga investigación sobre si había vínculos impropios entre su equipo y Rusia, así como su estilo divisivo e insultante perjudicaron su imagen.

Varias encuestas muestran que Trump quedaría muy relegado si se enfrentara a Joe Biden, el favorito para hacerse con la nominación demócrata, que tiene como mensaje devolver a Estados Unidos a los tiempos menos agitados en que Barack Obama dirigía el país y él era su vicepresidente.

Pero no sólo un político consolidado como Biden tiene la ventaja. Incluso Pete Buttigieg, un alcalde homosexual de una pequeña localidad del centro del país, que irrumpió como una sorpresa en el campo demócrata, se impondría a Trump por un estrecho margen, según un sondeo publicado por la cadena conservadora Fox News.

Pero, las encuestas tan lejanas a la fecha de las elecciones tienen poco valor y en 2016 los sondeos fallaron a la hora de predecir que Trump iba a vencer a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Ante este panorama, Trump ha denunciado la “falsedad” de las encuestas y medios estadounidenses informaron que despidió a varios de los encuestadores que trabajaban en su campaña.

Los demócratas, por su lado, están entusiasmados: el ala más activa del partido está virando hacia la izquierda y una minoría ruidosa clama por un juicio político para destituir a Trump.

En este escenario si Trump quiere ganar, necesita movilizar a toda su ferviente base de votantes de derecha, por lo que la elección se perfila polarizada.

El discurso de Orlando apuntó hacia ese segmento, en un estado que va a ser crucial para que cualquiera de los candidatos que se medirán en noviemnre de 2020

Agencias ANSA, Reuters y AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario