Edición Impresa

Condenan a Sala a tres años de prisión en suspenso por el escrache a Morales

Tribunal la consideró “penalmente responsable del delito de daño agravado en calidad de instigadora”, aunque la sobreseyó por el de amenazas.

En medio de un fuerte operativo de seguridad, la detenida líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, fue condenada ayer a 3 años de prisión en suspenso por "resultar penalmente responsable del delito de daño agravado en calidad de instigadora", aunque fue sobreseída definitivamente por el de amenazas, en el marco del juicio por el "escrache" que sufrió en 2009 el entonces senador nacional y actual gobernador radical jujeño, Gerardo Morales.

El Tribunal Oral Federal de Jujuy dispuso además para la dirigente kirchnerista la realización de trabajos comunitarios.

Asimismo, también resolvió condenar a los cooperativistas de la Red de Organizaciones Sociales Graciela López y Ramón Salvatierra a 3 años y 2 años, respectivamente, como coautores de daños agravados materiales.

"Este es un fallo de Morales", disparó el marido de Sala, Raúl Noro, tras el veredicto, que arrancó aplausos y festejos en el tramo del sobreseimiento por "prescripción" del delito de amenazas, y luego pesar por la condena.

La Fiscalía había pedido 3 años de prisión condicional para Sala, mientras que la querella reclamó 8 años, en una causa que se inició por "presuntas amenazas coactivas y daño agravado".

Ayer la defensa de la diputada del Parlasur anticipó que apelarán el fallo, al que consideraron "injusto", y quedó a la espera de conocer los fundamentos, que serán difundidos el 3 de febrero.

Dos horas antes, en la antesala del cuarto intermedio convocado por el tribunal, Sala había instado a los jueces a que "no se dejen apretar por el poder político". "Dicten lo justo, no se dejen apretar por Morales", reclamó en un breve alegato.

"Siento mucho dolor por la injusticia que estamos viviendo porque no hemos robado nada, hemos trabajado y dignificado a miles de compañeros; ese fue nuestro pecado, sólo queríamos igualdad en un país rico como éste", enfatizó.

Los hechos ocurrieron en 2009 en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, cuando Morales y el entonces presidente de la Auditoría General de la Nación, Leandro Despouy, se disponían a iniciar una conferencia sobre el control de fondos públicos para organizaciones sociales. Allí fueron agredidos con huevazos, mientras que las instalaciones sufrieron fuertes daños.

La semana judicial de la dirigente no concluyó: hoy se dará a conocer la sentencia en el proceso contravencional por el extendido acampe de 51 días de la Tupac Amaru en la Plaza Belgrano entre diciembre de 2015 y enero de 2016, que derivó en la detención de Sala el 16 de enero (aunque permanece en esa condición por otra causa por irregularidades en el manejo de fondos, en medio de una dura polémica con organismos internacionales de derechos humanos que exigen su liberación).

La audiencia de ayer fue seguida in situ por legisladores nacionales y dirigentes identificados con el FpV. Se vio al exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, y al exjefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, con quien Sala se confundió en un abrazo tras el fallo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario