Edición Impresa

Condicionado y con poco margen, Ramos Padilla retiene causa D'Alessio

La Cámara de Mar del Plata lo respaldó "provisoriamente". Exigen que defina en qué "lugar" nació la organización delictiva dedicada al espionaje y si existen lazos con la AFI. Por ahora, fue ratificado frente al caso.

“Provisoriamente” es la palabra clave que utilizó la Cámara Federal de Mar del Plata para ratificar que -por ahora- la causa que investiga una asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal con diversas ramificaciones y ligazón paraestatal quedará a cargo del juzgado federal de Dolores. En los papeles (y al menos a corto plazo) significa un respaldo concreto a Alejo Ramos Padilla, pero no implica una “carta blanca”, sino más bien todo lo contrario. Condiciona el futuro de la investigación y deja la próxima jugada del lado del juez, planteándole incógnitas a despejar que serán determinantes para saber si esa causa cambiará de juzgado. Entre esas instrucciones “envenenadas” está la de definir de manera rápida el objeto procesal y en qué “lugar” se habría conformado o “nacido” la organización criminal ligada al falso abogado Marcelo D’Alessio. De eso, y de la vinculación o no que tenga con las maniobras la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), dependerá que el expediente quede radicado en Dolores o pase a Comodoro Py.

La Cámara estableció otro precedente que debería inquietar a quienes depositan en Ramos Padilla las expectativas de un avance definitivo sobre un sistema de espionaje ilegal: indicó que será el juez mismo quien defina qué es lo que investiga, prevaleciendo la regla de territorialidad por sobre la que se aplicó en el fallo de ayer de manera “provisoria”, referida a que el magistrado que primero intervino para detectar la acción delictiva sea el que mantenga bajo su mando la investigación. Un tecnicismo no menor, si se atiende que, de encontrar un lazo concreto con la AFI, Ramos Padilla perderá el expediente. Algo que podría ocurrir igualmente si debe establecer dónde nació la asociación ilícita que les imputa a los acusados, más allá de que parte de la extorsión a Pedro Etchebest se perfeccionó en Pinamar, jurisdicción de Dolores. Además, le advirtió al magistrado que la discusión por la competencia podría ser reeditada en cualquier estado del proceso “y aún de oficio”, lo que significa que su permanencia al frente del expediente estará siempre bajo la lupa. A fines de abril, Ámbito Financiero había adelantado que desde la política y sectores del Poder Judicial había bajado la instrucción de que se “cuidara la investigación” pero que, a la vez, el caso no se convirtiera en un “Watergate” para la administración de Mauricio Macri. Coincidió con los mensajes informales que se cruzaron entre Capital Federal y Mar del Plata en los últimos días, que se cristalizaron en el fallo difundido ayer.

De hecho, hubo una curiosidad: la decisión de la Cámara marplatense de 35 carillas lleva las firmas de los camaristas Alejandro Tazza y Eduardo Jiménez, además de la del juez federal de Necochea, Bernardo Bibel, llamado a integrar la sala en casos de empate. Pero la resolución fue unánime, sin disidencias. ¿Para qué convocaron a un tercero si ambos camaristas estaban de acuerdo y conformaban mayoría? Porque esa unanimidad se construyó horas antes de que el fallo viera la luz y que el camarista que apostaba por derivar el caso a Comodoro Py se preservara a sí mismo de la soledad. Se sondearon algunas certezas también en los tribunales de Retiro, donde tampoco hay jueces interesados en recibir el paquete que provenga de Dolores, con las ramificaciones que contiene.

Los camaristas sostuvieron que la clave estará en cómo Ramos Padilla defina su hipótesis respecto de D’Alessio y el resto de la organización: “Su total y concreta determinación, así como también la posible participación de otros autores o integrantes de la empresa criminal que se investiga en autos, y eventuales víctimas de esos nuevos hechos, constituirán -en su momento y junto a otros elementos de juicio relevantes que pudieran surgir de las medidas pendientes- los parámetros que deberán ser evaluados para una atribución definitiva de la competencia territorial de la Justicia Federal para su conocimiento y juzgamiento integral”. Para ellos lo importante es el “sitio” donde “habría nacido el plan criminal a partir del cual se habrían cometido o intentado cometer aquellos otros delitos que se sindican como el propósito criminal de la organización, o de alguno de sus miembros, el que funcionaría como una especie de ´fuero de atracción´ que pudiese justificar la intervención del Juzgado con competencia territorial para el tratamiento de la totalidad de las cuestiones”, dejaron sentado los camaristas.

Sin embargo, nada de esto impide que Ramos Padilla, al menos temporalmente, pueda blindarse aún más, exhibiendo resultados. Sus chances de avanzar con la causa se encuentran reforzadas de hecho y dependerán de sus hallazgos en materia documental y de su habilidad para esquivar las “trampas” que delimitó la Cámara. En sus argumentos, los jueces lo desafían a que sea él mismo quien describa el tenor de la asociación ilícita que cree haber descubierto y su magnitud. El caso tendrá hoy una nueva estación: el fiscal Juan Pablo Curi terminará de cerrar como “arrepentido” al exespía Hugo Rolando Barreiro, en un hito más para Ramos Padilla que lo había reclamado bajo ese status, mientras mantenía una sorda batalla con la fiscalía, que se había inclinado porque el caso viajara ala Capital.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario