Edición Impresa

Confirmado su triunfo, se lanza Netanyahu a la formación de una alianza de derecha más dura

Su partido, el Likud, sacó los mismos diputados que el principal de la oposición. Pero las agrupaciones que lo respaldan le garantizan su quinto Gobierno. Superará en permanencia a Ben Gurión.

Benjamín Netanyahu inició ayer las negociaciones políticas para concretar un quinto mandato como primer ministro de Israel, luego de que el recuento oficial de los votos emitidos el martes confirmó que los partidos que lo respaldan, pertenecientes a la derecha dura, tendrán mayoría en el parlamento (Knéset).

Esta victoria, que consiguió a pesar de las acusaciones de corrupción en su contra y a que su principal rival, el general Benny Gantz, registró una votación que estuvo a la par de la del partido de Netanyahu, le permitirá a este convertirse a fines de este año en el jefe de Gobierno con más tiempo en el poder en la historia del estado de Israel, superando al legendario David Ben Gurión.

En un discurso ante sus seguidores en Tel Aviv, Netanyahu, de 69 años, dijo que el triunfo había sido “magnífico”. “El pueblo de Israel me ha respaldado para un quinto mandato, y me ha expresado una confianza todavía mayor”, dijo el primer ministro, quien admitió que ya inició contactos con otros partidos.

Gantz, de 59 años, calificó el desempeño de su lista Azul y Blanca como “histórico”, dado que no existía hace menos de seis meses, y llamó a “respetar la decisión del pueblo”, reconociendo así su derrota. También sostuvo que Netanyahu consiguió los votos necesarios para formar Gobierno porque haber apelado al voto de los sectores más “extremistas” de la sociedad.

El movimiento terrorista palestino Hamás, que controla la Franja de Gaza, consideró que el triunfo de Netanyahu o uno eventual de Gantz no habrían hecho diferencia. “Todos los partidos sionistas representan la cara de la misma moneda, que es la ocupación”, indicó.

De acuerdo con las últimas proyecciones, el partido de Netanyahu, el Likud (“bloque”), obtenía el mismo número de escaños (35) que su principal adversario, la lista Azul y Blanca.

Pero con la casi totalidad de los votos ya escrutados, los números muestran que el Likud y un pequeño grupo de partidos de derecha obtendrían juntos alrededor de 65 bancas en el parlamento (sobre un total de 120), suficientes para formar mayoría.

Ya comenzaron los contactos informales para la confirmación de la nueva alianza de Gobierno, pero el proceso formal se iniciará no bien finalice el escrutinio.

Netanyahu se prepara para formar la alianza de derecha más dura de la historia del país, lo que deja a los palestinos pocas esperanzas de un acuerdo de paz basado en el principio de “dos Estados” (ver aparte).

Para eso ya tomó contacto con los líderes de los partidos religiosos Shas y Judaísmo Unido Por la Torá, que con 8 escaños cada uno tendrán un peso más fuerte en la nueva coalición que en la actual.

El partido Israel Nuestro Hogar, de ultraderecha y liderado por el exministro de Defensa Avigdor Lieberman, que cuenta con 5 escaños, no prometió aún su apoyo al primer ministro, pero dijo que no pactará con Gantz.

La Unión de Partidos de Derecha, con otros cinco escaños y liderada por Rafi Peretz, declaró que su formación exigirá los ministerios de Educación y Justicia.

El otro grupo que podría unirse a la coalición es Kulanu, del ministro de Finanzas Moshe Khalon, que previsiblemente obtendrá 4 diputados y que ya ha mostrado su disposición a formar parte del nuevo Ejecutivo.

Netanyahu acumula 13 años en el cargo de primer ministro (1996-99, y desde 2009).

A su vez, la izquierda israelí quedó humillada y se le atribuyen apenas 6 escaños al histórico Partido Laborista. Una de sus dirigentes, Shelly Yachimovich, admitió estar “conmocionada”.

Agencias AFP y Télam

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario