Edición Impresa

Congreso: “activo Bullrich” dejó muda a la oposición

La funcionaria defendió la “reinstalación del Estado de derecho”, la baja en homicidios y los mayores controles en fuerzas federales y provinciales. Cruces con el cristichavismo por la DEA y la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

Ni pobreza cero ni unión de los argentinos. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, uno de los activos "mostrables" de la gestión de Mauricio Macri, aterrizó ayer en el Senado para exponer en una comisión bicameral y revoleó estadísticas "reales" sobre el avance en la lucha contra el delito y el narcotráfico ante una oposición que se quedó casi muda ante los números que ofreció la funcionaria.

Bullrich disertó en la comisión bicameral permanente de Fiscalización de los Órganos y Actividades de Seguridad Interior que preside el diputado Waldo Wolff (Cambiemos). "Reinstalamos el Estado de derecho que estaba dominado por otros estados ilegales", aseguró la ministra, quien valoró el eje central del oficialismo de "centrar el programa de seguridad en la víctima y en la sociedad, dos elementos fundamentales basados en un paradigma diferente a un sistema penal basado únicamente en el victimario, cuyos derechos también están avalados en la Constitución".

La funcionaria además disparó: "Había un apagón en las estadísticas, con ocho años sin números. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) nos ponía 'sin números'". Luego, Bullrich sostuvo que bajo la gestión actual se logró ingresar primero en una valoración denominada "C" y que, a fines de septiembre pasado, la Argentina pasó a la calificación "A" y quedó como primer país de Latinoamérica.

Tras remarcar la coordinación y división de tareas entre agencias federales y provinciales, la ministra contó la "dignificación de las fuerzas tras situaciones de altísima complejidad", en referencia a las huelgas en 2013. En esa línea, recordó el caso de Córdoba -oficialismo provincial peronista enfrentado con el cristichavismo nacional-, donde "hubo una desaparición total de las fuerzas -locales- y nunca llegaron las federales", y agregó que los efectivos pasaron de "estar sometidos y destratados" a cumplir con "la tarea que el Estado y la ciudadanía" encomiendan con "dignidad".

En cuanto a procedimientos desde que asumió, Bullrich habló de poco menos de 48.500 que dejaron un saldo 49.000 detenidos, una "media internacional altísima" según la funcionaria. Por otra parte, resaltó: "En menos de 25 años hubo dos actualizaciones de decretos por sustancias relacionadas con precursores sintéticos de drogas. En esta gestión hicimos dos en menos de tres años ya que los jueces decían -ante una investigación- 'esta sustancia no está en la lista'".

Respecto a homicidios, la ministra confió que la tasa de 6,6 cada 100.000 habitantes bajó en 2016 a 6 y el año pasado, a 5,17. En comparación, se pasó del cuarto lugar en la región (Chile, Ecuador, Bolivia y Argentina) al segundo (Chile, Argentina, Ecuador, Bolivia). Bullrich también mencionó mejoras en secuestros extorsivos y un recupero monstruoso de autopartes robadas, y pidió al Congreso que se sancione la ley de extinción de dominio -estancada en Diputados- para poder utilizar millonarios bienes que se encuentran a disposición.

Sobre las fronteras, la funcionaria detalló el "despliegue territorial" en conjunto con provincias involucradas y el aumento de decomiso de droga allí -un 90% del total capturado a nivel nacional- y la desactivación de bandas, además del control en hidrovías. Por otra parte, celebró la "colaboración total con países vecinos en delitos que no sólo se comenten en fronteras, sino con los prófugos, y con bandas que trabajan de un lado y otro".

Tras una consulta del diputado cristichavista Juan Cabandié sobre la DEA (Administración para el Control de Drogas, en su traducción al castellano), Bullrich contestó: "Es una política de Estado de la Argentina, ya que (el expresidente Raúl) Alfonsín realizó acuerdos en 1989. En el Gobierno que usted representó también lo hicieron Rafael Bielsa, Jorge Taiana y Nilda Garré. Se hicieron muchos operativos y hubo una política de Estado en ese sentido".

Cabandié también alentó una conexión entre la Resistencia Mapuche Ancestral (RAM) y sectores de Inteligencia. "Si tiene información, pásemela", respondió la ministra. Se sumó el diputado del PRO Guillermo Montenegro: "Si tiene los elementos como para hacer una denuncia yo lo acompaño, porque lo que dijo es grave".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario