Política

Congreso casi en silencio ante DNU y a la espera de Lacunza

Pocos legisladores opinaron ayer sobre la medida con la que se activará, desde hoy, un sistema de control de cambios. Gobierno blinda negociación en cámaras con "ala política" y refuerzos UCR-PRO.

El flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, irá pasado mañana a una comisión bicameral del Congreso -en calidad de reunión informativa, donde no se dictaminará nada- para explicar los detalles del proyecto de ley que enviará en las próximas horas el Ejecutivo -anoche había dudas sobre hoy o mañana- para estiramientos del pago de deuda de largo plazo. El funcionario además dará detalles y responderá preguntas sobre los decretos de necesidad y urgencia (DNU) con los que el Ejecutivo prorrogará los plazos de deuda de corto plazo y el gatillado ayer para implementar un sistema de control de cambios.

Desde la oposición fueron muy pocas las voces que opinaron ayer sobre el DNU de control cambiario. Este camino fue similar al adoptado para la norma de la semana pasada sobre deuda en el corto plazo. Por ende, ambas medidas no corren, por ahora, riesgos serios de ser bloqueadas en el Congreso.

Esa primera impresión aparece tras gestiones que realizó en los últimos días -y como contó el viernes pasado Ámbito Financiero- la denostada “ala política” del Gobierno, conformada por el presidente de Diputados, Emilio Monzó; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y también desde meses atrás por el senador peronista y candidato a vicepresidente del macrismo, Miguel Pichetto, quienes dialogaron con las principales espadas opositoras y algunos gobernadores para calmar las aguas y blindar los DNU en el Congreso. A ellos se sumaron los jefes de diputados y senadores de Cambiemos, los radicales Mario Negri y Luis Naidenoff, respectivamente; y el presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo.

Antes de conocerse el DNU sobre el control de cambios el presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Esteban Bullrich, aseguró que “la única razón” de “nerviosismo es la incertidumbre electoral”, y destacó que la “Argentina no tiene problemas financieros de fondo”.

Con respecto a los “reperfilamientos” de deuda, Bullrich señaló: “Al dejar de usar dinero para pagar -los vencimientos- se lo pone a disposición de la gente y permite que se estabilice y que haya un peso más estable”. También dijo que “si hubiera tenido que pagar las obligaciones de corto plazo quizás si hubieran faltado los dólares, pero ahora están”. Horas después, apareció el DNU. En cambio, su compañera de interbloque, Julio Cobos, sostuvo que “en situaciones de crisis se toman medidas de crisis”, y que el Gobierno “ha adoptado nuevas medidas necesarias para brindar tranquilidad a los argentinos, evitar que el dólar se descontrole e impedir las graves consecuencias sociales y económicas que esto conlleva”.

En cuanto a los DNU ya publicados en el Boletín Oficial, arribarán dentro de un par de días hábiles al Congreso para su tratamiento en la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que sí tendrá que dictaminar y donde hay una paridad entre oficialismo y oposición, aunque con presidencia y definición de votaciones empatadas a cargo de su presidente, el diputado ultrakirchnerista Marcos Cleri.

Una vez firmados los despachos de mayoría y minoría sobre su rechazo o aval, tienen que ser tratados en ambos recintos para su guiño o desactivación, algo que todavía nunca ocurrió desde la implementación de los DNU. Anoche, el jefe de los diputados cristinistas, el ultra-K Agustín Rossi, expresó que las últimas acciones del Gobierno se “están haciendo en un contexto absolutamente negativo y complejo”. También habló de un “escenario de inestabilidad y preocupación en todo el pueblo argentino”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario