Política

Congreso: "ley por ley" versus proyecto global, dilema en el futuro Cambiemos "opositor"

PRO, UCR y Coalición Cívica buscan evitar la estrategia de dar votos para "parches". No quieren que el cristinismo se imponga al PJ y obligue a virulentos enfrentamientos 2008-2015.

Mientras el futuro oficialismo del Frente de Todos opera a diestra y siniestra con leyes de todo tipo -petróleo, seguridad, emergencia pública, acuerdo social, entre otras, y se olvida de las importantes, como el Presupuesto 2020 y el reperfilamiento de la deuda- el macrismo atraviesa, según sus principales interlocutores, un nuevo dilema de cara al 10 de diciembre próximo en el Congreso: plantarse iniciativa por iniciativa ante el kirchnerismo o acompañar en la búsqueda de algún sendero global que dé mínimas certidumbres durante la gestión de Alberto Fernández.

Si bien ese dilema dependerá más del kirchnerismo -es el oficialismo quien juega las cartas y produce, luego, el tono de la oposición-, los primeros movimientos y reuniones del macrismo en el Congreso apuntan a evitar “parches” votados durante los últimos 20 años que no sirvieron más que para aumentar la ineficacia del Estado y resultados económicos o de pobreza lamentables.

“Ojalá que no se repita la oposición que forzó Cristina -de Kirchner- durante sus gobiernos. Si la convocatoria del Frente de Todos es para discutir no sólo una ley, sino un Presupuesto, la política de tarifas, el cepo cambiario y la política exterior, entre otras cosas, podríamos empezar a construir un buen camino. Si ocurre lo contrario, van a quedar parches votados en un escenario crispado, y la idea es dotar de herramientas a -Alberto- Fernández para su futura gestión”. señaló a Ámbito Financiero una espada legislativa top de Juntos por el Cambio.

“Nosotros mejoramos desde las PASO a las generales y el Frente de Todos tiene un rechazo considerable. En Diputados va a estar megapolarizado el panorama. Por eso es clave que, a diferencia de lo que nos pasó a nosotros, las cámaras funcionen en sintonía para evitar errores groseros y pérdida de tiempo”, deslizaron a este diario desde un importante despacho del Congreso.

Un temor que nadie puede contener y se replica cada día más en el ambiente legislativo es la virulencia que querrá imponer Cristina de Kirchner en el Senado. “Vayan a preguntarle a los peronistas de allá cómo la están pasando, y eso que ni siquiera arrancó la gestión”, bromean en el macrismo. Desde el justicialismo respondieron: “Hay tironeos, pero tenemos la promesa de Alberto con respecto a que todas las decisiones pasarán por él”.

Agenda

Tras el papelón ocurrido la semana pasada en la comisión bicameral de la Defensoría del Pueblo provocado por picardías del presidente de Diputados y su probable sucesor, Emilio Monzó y Sergio Massa, respectivamente -hay furia oficialista por el pésimo manejo y trato desleal de la legisladora del PRO, Silvia Lospennato-, en la Cámara baja se buscará reactivar el debate sobre la ley de alquileres, que está estancado allí desde que el Senado la votó en 2016.

Monzó y Massa intentarán concretar una reunión “formal” -son amigos y ya hicieron varias- para la “transición”. En el Senado, en tanto, habrá nuevos encuentros para hacer el “pase” administrativo y parlamentario. Estas situaciones se replican en legislaturas provinciales y ya genera lástima la “competencia” para ver quién hace mejor los deberes.

En el Senado, el legislador y gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti, quiere que un plenario de comisiones le firme como regalo de despedida un proyecto de estudios de impacto de los tratados de integración, comerciales y de inversión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario