Política

Congreso sancionó la nueva moratoria previsional

La Cámara de Diputados aprobó y convirtió en ley el proyecto del Poder Ejecutivo que establece una nueva moratoria previsional para autónomos y monotributistas, con el respaldo del oficialismo y casi toda la oposición.

Tras casi ocho horas de debate, la votación arrojó 202 votos afirmativos y 4 abstenciones, correspondientes a Martín Lousteau, Carla Carrizo (Suma + Unen), Fernando Sánchez y Pablo Javkin (Coalición Cívica).

Si bien mostraron algunos cuestionamientos, se expresaron a favor los bloques de la UCR, el PRO, el Frente Renovador, el Partido Socialista, Proyecto Sur, Unidad Popular, el Frente de Izquierda, Libres del Sur y el GEN.

La sesión comenzó al mediodía y aunque había una larga lista de oradores, muchos legisladores optaron por acortar sus discursos o insertarlos, ya que los representantes de las provincias temían perder sus vuelos y quedarse sin viajar, en la previa al paro del jueves.

Al abrir la discusión, el presidente de la comisión de Previsión y Seguridad Social, Juan Carlos Díaz Roig, explicó que esta moratoria alcanzará a unos 470.000 adultos mayores, y que a diferencia de la anterior, las cuotas para el pago serían actualizadas por la ley de movilidad.

Durante su exposición como miembro informante, Díaz Roig señaló que "en el 2003 menos del 50% de los adultos mayores tenía cobertura de la seguridad social, con la moratoria del 2005 impulsada por Néstor Kirchner se cubrió el 93%, y con esta nueva se cubrirá el 100% de los adultos mayores, lo que sólo han alcanzado no más de dos o tres países en el mundo".

"Todos los sistemas previsionales encuentran en su desarrollo una opción, esta opción no es otra que la de favorecer privilegios, beneficios sectoriales, o bien favorecer la inclusión social. Y esta problemática de la seguridad social, es algo que atraviesa el mundo", resaltó el diputado y consideró que se trata de "una reparación histórica".

El radical Eduardo Santín, en tanto, reclamó "universalizar" las jubilaciones y aseguró que la nueva moratoria "hace perverso el sistema".

"Tenemos que universalizar el sistema. Este es un concepto que le cuesta entender al oficialismo, que habla de universalización pero siempre se queda a mitad de camino", recalcó Santín.

A su entender, el Gobierno "ahora inventa una moratoria para que el propio Estado les pague los aportes (a los adultos mayores) para mantener el concepto de que se jubilaron haciendo aportes".

Por el Frente Renovador, quien tomó la palabra fue la diputada Mirta Tundis ante una nueva ausencia de Sergio Massa. La experiodista reclamó "trabajar en una reforma previsional en serio" y consideró que la nueva moratoria es un "parche ante la ley que desde su nacimiento viene siendo modificada constantemente".

No obstante, Tundis reconoció que la moratoria será gratis para que los autónomos "no tengan que ir a ningún gestor".

Lousteau evaluó que "la moratoria es un parche que va a generar problemas a largo plazo".

El economista, que firmó un dictamen de minoría, afirmó que "si bien la ley de moratoria tiene un fin loable, el sistema previsional es 150 veces más generoso con aquel que no hizo sus aportes que con quien lo hizo regularmente".

La diputada socialista Alicia Ciciliani apuntó al artículo 3, que dice que en forma previa a determinar el derecho a una prestación previsional, la ANSeS realizará evaluaciones patrimoniales o socioeconómicas sobre la base de criterios objetivos que determine la reglamentación, a fin de asegurar el acceso al régimen de las personas que presenten mayor vulnerabilidad.

Según Ciciliani, este punto "le da la potestad al Ejecutivo para decir a quién le van a dar el beneficio y a quién no".

En el mismo sentido se expresó el macrista Federico Sturzenegger, quien explicó: "No estamos de acuerdo con la discrecionalidad que se le da a los funcionarios para determinar quién puede participar de la moratoria y quién no, porque ella puede dar lugar a que los potenciales beneficiarios sean manipulados al amparo de estas atribuciones".

Por su parte, Carlos Heller destacó la medida y consideró que es parte de "una política de inclusión y mejora de la dignidad".

Para alcanzar el beneficio, la persona debe tener la edad para jubilarse -60 para las mujeres y 65 para los hombres- y no debe tener una prestación previsional, o ésta no debe superar la mínima.

El valor de la cuota mensual -se puede hacer hasta en 60 pagos- se calcula sobre la base de los años de aportes que faltan, más los intereses, con un tope de hasta el 50 por ciento del capital.

El proyecto apunta a autónomos y monotributistas que, habiendo cumplido la edad jubilatoria -o cumpliéndola en los dos años de vigencia de esta norma-, tengan que regularizar aportes hasta diciembre del 2003, ya que el plan anterior regía hasta 1993.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario