Economía

Conmoción: imposible calcular costos

La actividad del sector se paralizó por completo tras las elecciones PASO y la fuerte suba del dólar. Estiman en u$s20.000 millones el impacto de las sequías desde el año 2000 en adelante.

… que la conmoción generada por los resultados de las elecciones PASO del domingo pasado y la consecuente trepada en el valor del dólar provocaron la inmediata detención de la actividad económica en forma casi total. Es que la imposibilidad de conocer los precios de venta, de reposición, o de producción llevaron a que se suspendieran casi todas las operaciones, a excepción de perecederos y la entrega de algunos acuerdos previos. Así, mientras de movida todos los que pudieron subieron alrededor de 20% los primeros precios, otros acordaron la entrega de mercadería (a los clientes) con precio “a fijar” cuando la taba termine de caer. En el mercado agrícola directamente no hubo ruedas, mientras que Liniers registró el miércoles una fuerte suba y ayer no se fijaron precios por la escasez de la oferta. Es que al no conocerse el nivel en el que quedará el dólar, y tampoco la evolución de otras variables clave como el precio de los combustibles que se discutió hasta anoche, insumo estratégico para el campo, no se arriesgaron operaciones. Para el productor agropecuario su liquidez son los productos, tanto granos como hacienda, con lo que prefiere esperar, ya que tampoco se puede vender financiado (a 30-60 días) como es habitual, pues nadie sabe lo que puede ocurrir en ese lapso. Saliendo de lo urgente, la mayor inquietud de campo pasa hoy por saber qué hacer con la siembra de los granos gruesos que se están disparando ahora, y que implican “enterrar” entre u$s350 a u$s500, por hectárea promedio, y que serán cosechados a partir de marzo próximo cuando ya va a haber transcurrido un trimestre de gestión del nuevo Gobierno (sea cual fuere el que gane).

… que mientras la presentación de las Bolsas agropecuarias del país de un trabajo similar al de las entidades del campo, con todos los “pendientes” que tiene la agroindustria, cayó totalmente a destiempo, dado que los propios dirigentes se encuentran estos días en otra cuestión, no dejó de llamar la atención el rápido reagrupamiento que se está registrando en el sector y, de la misma forma que las 4 entidades nacionales del campo reactivaron la Mesa de Enlace Agropecuaria CRA, Sociedad Rural, Coninagro y Federación Agraria), ahora fueron siete Bolsas (Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Chaco, Bahía Blanca, Entre Ríos y Santa Fe), y entidades adheridas las que, con el argumento de presentar sus “Lineamientos para una Política Agroindustrial” (bastante similar al de las anteriores), se reunieron, tal vez, con el recuerdo de un Gobierno con el que el diálogo no sea tan “fluido” como el actual. Por supuesto que con tanto dirigente reunido, la primera pregunta fue sobre las retenciones, aunque ya el Gobierno las había descartado unas horas antes. Sin embargo, se supo que el martes (mientras la City ardía) existió una reunión clave entre el presidente Mauricio Macri y los titulares de algunas de las principales granarias del país. Allí el mandatario les comunicó la suba de las retenciones a los productos más elaborados (?) que tenían $4 a $6 u $8. La propuesta aparentemente era del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con el respaldo del ex Producción Francisco “Pancho” Cabrera y con el desconocimiento de Luis Miguel Etchevehere de Agroindustria. El auxilio, y la posterior reversión, de la medida vino de la mano del titular de Interior, Rogelio Frigerio, tal vez un o de los hombres que más conoce sobre la producción en el país, y la idiosincrasia de los distintos jugadores. Por el momento, primó la calma.

… que mientras muchos tratan rápidamente de hacer cuentas sobre el impacto de la eliminación del IVA en los precios de productos alimenticios al consumidor (hasta diciembre próximo) y el congelamiento en los precios del combustible (clave para el campo en plena siembra de granos gruesos, y por el transporte de los productos), también hubo otras reuniones de gran trascendencia, aunque quedaron enmascaradas por la vorágine de los acontecimientos. Tal fue el caso de la que hubo en el CARI sobre el impacto de las sequías en el país que se estima, superó los u$s20.000 millones, solamente en lo que va de este siglo (en el 02, 09 y 18). También se destacó que esta última fue apenas menos violenta que la de 1962, la más grave que se tenga memoria. Mientras los especialistas explicaban los avances en el Programa de Evaluación de Pérdidas, se destacó que la expansión de la frontera agrícola, como valorización de las producción, son los elementos que están volviendo más trascendentes a estos fenómenos climáticos en el país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario