Edición Impresa

Consumo: no se espera que el sector recupere el dinamismo

En el marco de un escenario de estancamiento del nivel de actividad, como lo refleja la caída interanual del 0,5% en el Estimador Mensual de Actividad Económica elaborado por el INDEC para el primer cuatrimestre de este año, no es llamativo que el comportamiento del consumo no sea bueno.

En este sentido, las mediciones de las principales ramas comerciales coinciden en señalar que en los últimos meses se ha registrado un estancamiento o caída de las ventas en términos reales.

En concreto, en lo que respecta a productos de consumo masivo en supermercados, los últimos datos señalaron una baja interanual del 0,7%, siendo las caídas más pronunciadas en las categorías llamadas Freezer (5,5%) -que abarca productos congelados-; Hogar -básicamente limpieza- y Heladera -quesos y lácteos, entre otros-, estas dos categorías con una retracción del 2% cada una. Simultáneamente, en el canal tradicional (autoservicios y almacenes), la retracción fue del 1,3%, lo que hizo que el conjunto de los canales tuviera una baja interanual del 1%. Por otra parte, en lo que respecta a cadenas de electrodomésticos se observa un panorama semejante.

Las empresas del rubro asociadas a nuestra entidad coinciden en señalar una retracción interanual de las ventas, que en promedio se ubicó en el 10%. En particular, la retracción fue aguda en las categorías de audio, telefonía y fotografía. En lo que respecta a patentamientos, los datos de junio dan cuenta de una baja interanual superior al 30%, lo que constituye otra manifestación del delicado momento que atraviesa la cadena automotriz.

Durante el primer semestre del año distintas mediciones de confianza del consumidor, como la elaborada por la Universidad Torcuato Di Tella, mostraron un deterioro interanual de las expectativas y de la predisposición a consumir. En concreto, en febrero el citado indicador llegó a mostrar una baja interanual de casi el 30%, alcanzando valores que no se observaban desde 2002.

Sin embargo, a partir de marzo se han registrado sucesivas subas intermensuales y entre el mínimo de febrero y la observación de junio el índice de confianza acumuló una mejora del 25,3%. Por otra parte, el incremento del poder de compra del salario derivado de las últimas paritarias juega a favor del incremento de las ventas -algo que ya parece estar reflejándose en los volúmenes vendidos en supermercados, que en mayo tuvieron un avance del 2,8% en relación con el mes anterior.

Adicionalmente, debe destacarse el hecho de que las autoridades hayan reconocido la situación de estancamiento de la actividad y estén actuando en consecuencia -como parece demostrarlo la puesta en marcha un plan para reactivar las ventas del sector automotor-. También es positiva la baja registrada en las tasas de interés del mercado, tras el incremento de comienzos del año -que había desalentado las compras a plazo y reducido el financiamiento con tarjeta.

Todo esto nos lleva a ser moderadamente optimistas de cara a la segunda mitad del año. Aunque no se prevé que el sector recupere en el corto plazo el dinamismo que supo mostrar hasta no hace mucho tiempo, sí estimamos que la caída registrada en los últimos meses se detendrá y los volúmenes vendidos se estabilizarán en lo que resta de 2014. Para 2015, sin duda esperamos una mejora del consumo con respecto a este año.

(*) Presidente de la CAC

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario