Edición Impresa

Consumo: privados esperan que repunte si persiste pax cambiaria

En caso de mantenerse la estabilidad del dólar, las compras de las familias repuntarían en la previa electoral debido a la mejora en el margen del poder adquisitivo y al impacto positivo de las medidas.

En medio de la carrera electoral, el Gobierno implementó una serie de medidas para reactivar el consumo, considerando que ésta es una variable fundamental para la actividad económica, pero el éxito de las mismas dependerá de “la capacidad que tenga la autoridad monetaria de controlar el mercado cambiario”, indicó ayer la consultora Ecolatina. “Si la demanda de dólares provoca una nueva corrida cambiaria, cualquier acción en pos de favorecer el consumo será insuficiente, ya que la inflación se aceleraría nuevamente, derrumbando el salario real”, estimó.

Ecolatina sostuvo que, de reinar la estabilidad del tipo de cambio, el consumo de las familias repuntaría en la previa electoral “debido a la mejora en el margen del poder adquisitivo y al impacto positivo de las medidas”. Sin embargo, “no esperamos un avance explosivo debido a la incertidumbre política que atravesará el país en los próximos meses”, destacó. Y alertó que, aunque el consumo se reactive, el impacto sobre la producción no será lineal debido a los altos stocks que mantienen algunos rubros, por lo que también su incidencia sobre el empleo será acotada”. Y señaló que “la sensación de mejores perspectivas elevan las chances del gobierno de reelegir, por lo que las presiones cambiarias podrían atenuarse y así aumentar la probabilidad de éxito del ‘Plan Alivio’”.

Entre las medidas adoptadas por el Gobierno, se encuentran la decisión de adelantar todos los aumentos del año de la Asignación Universal por Hijo a marzo, lo que implicó un incremento del 46% del beneficio que comenzó a abonarse en abril. “Si bien la medida tiene efectos sobre el consumo masivo, dado que estos sectores tienen una elevada propensión al consumo, el impacto en el agregado será limitado, ya que el incremento es de apenas $450 por asignación y afecta aproximadamente al 25% de los hogares”, sostuvo la consultora. Además, se estableció el programa de Precios Esenciales, que consistió en congelar el precio de 64 productos de primera necesidad por seis meses, la Anses abrió la posibilidad de otorgar créditos a jubilados y perceptores de AUH con tasas entre 40% y 50%, se mejoró el programa Ahora 12, enfocado principalmente en hogares de ingresos medios.

De acuerdo con la consultora, “no sólo se busca una mejora del poder adquisitivo que traccione la actividad comercial industrial, que sume al impulso del agro, sino que se espera que las empresas recompongan sus márgenes a través de mayores cantidades vendidas y no vía aumentos de precios”. Proyectó que, “de mantenerse esta calma del tipo de cambio, iniciada luego de que el BCRA anuncie que podría intervenir en el mercado cambiario, la inflación podría continuar su sendero decreciente. De este modo, la suba de precios alcanzaría la zona de 2%-2,5% mensual en la segunda mitad del año”.

Por su parte, a diferencia del año pasado cuando las paritarias se fijaron en base a una inflación esperada que resultó significativamente mayor, “este año las negociaciones salariales buscaran recomponer el poder adquisitivo perdido en 2018”, resaltó Ecolatina. Como resultado, “las paritarias se están acordando en torno al 30%, lo que sumado a las subas del primer trimestre, llevarán a que los salarios acumulen un alza de al menos 40% hacia el cierre del año”, manifestó. “Si bien esta dinámica no impedirá que el salario real permanezca deprimido en la comparación interanual (en promedio caerá más de 6% i.a.), sí ayudará a que el poder adquisitivo se recupere lenta pero sostenidamente mes a mes, lo que será central para las aspiraciones electorales del oficialismo”, agregó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario