Edición Impresa

Contribuciones de seguridad social en la construcción

El actual texto del art. 4 del Decreto 814/01 (Que incluye lasmodificaciones del artículo 167 de la ley 27.430. B.O. 29/12/2017), ha sido fruto de interpretaciones encontradas. Desde algunas agencias de AFIP habían sostenido, mediante la respuesta a consultas de contribuyentes, que la deducción del mínimo no imponible (MNI) era un beneficio que no aplicaba a la actividad de la construcción. Por el contrario, desde la Doctrina se sostuvo que la actividad de la construcción puede deducir el mínimo no imponible desde el 01 de febrero de 2018, de acuerdo al texto normativo, el espíritu legislativo y el plexo normativo respectivo.

Con fecha 30/08/2018 la AFIP respondió una consulta de la FACPCE, donde se consultaba sobre la procedencia o no de la aplicación de la detracción a las bases imponibles de los trabajadores comprendidos en el régimen de la industria de la construcción. Los fundamentos de la respuesta están vertidos en las Notas 820/2018 (DG SESO) y 99/2018 (DV LTEC), emitidas por AFIP y el Decreto 759/2018 (B.O. 16/08/2018) del Poder Ejecutivo Nacional. Allí concluye el Organismo Recaudador, que el beneficio procede para la actividad de la construcción a partir de la vigencia del Decreto 759, o sea período devengado a partir del 01/09/2018.

1| Antecedentes normativos

Cabe recordar el texto anterior del art. 4, Decreto 814/2001: "De la contribución patronal definida en el artículo 2º del presente decreto y en el artículo 4º de la ley 24700, efectivamente abonada, los contribuyentes y responsables podrán computar, como crédito fiscal del impuesto al valor agregado, el monto que resulta de aplicar a las mismas bases imponibles los puntos porcentuales que para cada supuesto se indican en el Anexo I que forma parte integrante del presente decreto".

Ahora bien, en el texto del artículo 2, que refiere el artículo 4 (antes citado), están incluidos todos los empleadores del sector privado. (Incluidos aquellos de la actividad de la construcción, específicamente en el inciso b) del mismo).

El legislador con el proyecto elevado a la Cámara, con la implementación beneficio del MNI, reemplaza el beneficio del texto anterior del artículo 4, que establecía el cómputo de crédito fiscal de IVA sobre base imponible de contribuciones. Mediante el mismo, el beneficio del MNI se implementa en forma gradual y progresiva, y a medida que ello ocurre, también se disminuye la aplicación gradual el beneficio del cómputo de crédito fiscal de IVA.

Por norma legislativa, cuando se presenta un proyecto que invoca modificación y/o cambios, mediante el mensaje de elevación del mismo se invoca el espíritu legislativo de la misma. Al respecto, en el mensaje de elevación del proyecto presentado con fecha 15/11/17 ante la mesa de entradas de la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Nación, se establece quiénes son los sujetos alcanzados por la detracción (MNI) establecida por el artículo 167 de la ley 27.430, señalando "...por todas estas razones, esta reforma propone -en un plazo determinado- reducir el costo de contratación de los trabajadores, impactando proporcionalmente en mayor medida en aquellos menos calificados para promover su ingreso al mercado laboral formal. Para ello, se plantea la implementación gradual (en cinco años) de un monto Mínimo No Imponible de $ 12.000, actualizables por IPC, suministrado por el INDEC, en concepto de remuneración bruta, que los empleadores comprendidos en el D. 814/2001, podrán detraer mensualmente, por cada uno de los trabajadores, de la base imponible considerada para el cálculo de las contribuciones patronales con destino a los subsistemas comprendidos en dicha norma. Es decir que los primeros 12.000 no pagarán tales contribuciones". (1)

Nótese, que el mensaje no excluye a los empleadores de la construcción, ya que refiere a los empleadores comprendidos en el D.814/2001.

El texto aprobado del artículo 167 de la ley 27.430 menciona: "Sustitúyese el artículo 4° del decreto 814 del 20 de junio de 2001 y sus modificatorios, por el siguiente: "ARTÍCULO 4°.- De la base imponible sobre la que corresponda aplicar la alícuota prevista en el primer párrafo del artículo 2° se detraerá mensualmente, por cada uno de los trabajadores, un importe de doce mil pesos ($ 12.000), en concepto de remuneración bruta, que se actualizará desde enero de 2019, sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos, considerando las variaciones acumuladas de dicho índice correspondiente al mes de octubre del año anterior al del ajuste respecto al mismo mes del año anterior.

El importe antes mencionado podrá detraerse cualquiera sea la modalidad de contratación, adoptada bajo la Ley de Contrato de Trabajo 20.744, t.o. 1976, y sus modificatorias y el Régimen Nacional de Trabajo Agrario ley 26.727.

Para los contratos a tiempo parcial a los que refiere el artículo 92 ter de esa ley, el referido importe se aplicará proporcionalmente al tiempo trabajado considerando la jornada habitual de la actividad. También deberá efectuarse la proporción que corresponda, en aquellos casos en que, por cualquier motivo, el tiempo trabajado involucre una fracción inferior al mes.

De la base imponible considerada para el cálculo de las contribuciones correspondientes a cada cuota semestral del sueldo anual complementario, se detraerá un importe equivalente al cincuenta por ciento (50%) del que resulte de las disposiciones previstas en los párrafos anteriores. En el caso de liquidaciones proporcionales del sueldo anual complementario y de las vacaciones no gozadas, la detracción a considerar para el cálculo de las contribuciones por dichos conceptos deberá proporcionarse de acuerdo con el tiempo por el que corresponda su pago.

La detracción regulada en este artículo no podrá arrojar una base imponible inferior al límite previsto en el primer párrafo del artículo 9° de la ley 24.241 y sus modificatorias.

La reglamentación podrá prever similar mecanismo para relaciones laborales que se regulen por otros regímenes y fijará el modo en que se determinará la magnitud de la detracción de que se trata para las situaciones que ameriten una consideración especial."

2| Nuestra interpretación

Analizaremos los antecedentes mencionados y el texto del artículo 167 de la ley 27.430:

El segundo párrafo del mismo menciona: "El importe antes mencionado podrá detraerse cualquiera sea la modalidad de contratación, adoptada bajo la Ley de Contrato de Trabajo 20.744, t.o. 1976, y sus modificatorias y el Régimen Nacional de Trabajo Agrario ley 26.727".

Debemos preguntarnos: El texto del mismo incluye dentro del beneficio a la actividad de la construcción?

Nuestra respuesta categórica, es que la incluye, en un todo de acuerdo con el espíritu del mensaje legislativo y los antecedentes antes citados. Daremos a continuación nuestras razones:

La actividad de la construcción no está excluida del art. 2 de la ley 20.744. Si lo está, la ley de Contrato de Trabajo Agrario (Ley 26.727), por esa razón el legislador la incluye expresamente en el párrafo anterior. La otras actividades excluidas del art. 2 de la ley 20.744 son el empleo público y el de casas particulares.

La Ley 20.744 reconoce un ámbito de aplicación para todas las actividades, excepto las específicamente excluidas. En las relaciones de trabajo de la construcción, se aplica como ley de fondo la Ley 20.744, con excepción de los institutos de preaviso y despido, donde debe aplicarse la Ley 22.250 (art. 15 y 35).

Recordemos que como la ley 22.250 legisla aspectos particulares de la actividad de la construcción, también hay otros estatutos que lo hacen para otras actividades, tales como: Viajantes de Comercio (Ley 14.546), Periodistas (Ley 12.908), Encargados de Edificios de Renta y Propiedad horizontal (Ley 12.981), Peluqueros (Ley 23.947), entre otros.

Por lo tanto, si se concluyera que el legislador decidió no incluir a la actividad de la construcción en el beneficio de la deducción del MNI, deberíamos preguntarnos: También lo hizo para todos estos estatutos especiales? Obviamente la respuesta, es que todos los regímenes especiales gozan del benefi-

cio, incluida la actividad de la construcción. Es dable sostener, que si el legislador hubiese resuelto excluir empleadores por actividad, lo debería haber hecho específicamente designándolas.

Tal cual está acreditado en el mensaje de elevación antes citado, una de las finalidades del legislador fue reducir el costo laboral sobre el "personal menos calificado" promoviendo su ingreso al mercado laboral formal. Es sabido que la actividad de la construcción está entre las principales empleadoras de trabajadores menos calificados. Es evidente que en ningún momento se intentóexcluir dicha actividad, ya que ello importaría agravar el costo laboral, al eliminar beneficios anteriores.

3| Afirmaciones del fisco y dto del pen

Al respecto, el Fisco en la nota 99/2018 (DV LTEC), realizo manifestaciones en referencia al texto del artículo 4 (texto s/art. 167, L. 27430): "en modo alguno comprende a las relaciones laborales reguladas por el Estatuto de la Construcción - Ley 22.250".

"Como puede advertirse, el Régimen de la Construcción no se encuentra comprendido en las disposiciones de la ley, sin perjuicio de lo cual, dicha manda prevé la posibilidad de que regímenes como el que nos ocupa sean habilitados por el Poder Ejecutivo a aplicar la detracción en cuestión".

También aborda el Fisco,en la citada nota, conceptos del Decreto 759/2018, mencionando especialmente la frase de sus considerandos : "...resulta pertinente incluir" a la industria de la construcción en los alcances del artículo 4 del decreto 814/2001, y luego enfatiza: "...la utilización de la palabra incluir denota que, hasta el momento del dictado del decreto mencionado, la industria de la construcción no se encontraba comprendida en la previsión contenida en el artículo 4 del Decreto 814/2001".

4| Conclusiones y vigencia

No compartimos las afirmaciones del Fisco que se incluyen en las Notas 820/2018 (DG SESO) y 99/2018 (DV LTEC), y los conceptos del texto del Decreto 759/2018, tal cual se desprende al comparar nuestra interpretación y las afirmaciones del Fisco.

La emisión del Decreto 759/18, en sus apreciaciones respecto del tema de marras, no podría tildarse de reglamentario, toda vez que si se entendiese que lo fuera, estaríamos ante un exceso de atribución, pues intentaría el Poder Ejecutivo reglamentar una cuestión de fondo ya resuelta por la ley. Si en cambio, tiene carácter aclaratorio, toda vez que debido algunas dudas presentadas - entre otras- respecto de la inclusión de los trabajadores de la industria de la construcción en el texto aprobado del artículo 167 de la ley 27.430, el mismo habría intentado echar luz sobre el tema.Ello así, toda norma aclaratoria,debe tener vigencia desde su publicación con efectos a partir de la vigencia de la ley, esto es, febrero/2018.

Tal cual lo definió el legislador, el beneficio del cómputo del MNI dispuesto por el Artículo 167 de la ley 27430, es aplicable para la actividad de la construcción desde la base imponible de las contribuciones patronales devengada en el mes de febrero de 2018, cumpliéndose así con la finalidad perseguida en el mensaje de elevación parlamentario y el texto normativo, esto es, reducir el costo laboral de personal menos calificado y no incrementarlo.

( *) Director de Gómez & Asociados. Consultores Tributarios-Auditores. Miembro de la Comisión de Impuestos de la Cámara Argentina de la Construcción. Miembro de la Asociación de Estudios Fiscales. Autor de artículos sobre la especialidad. Coautor de Derecho Tributario- Legislación Usual Comentada- Ed. La Ley-2015. Expositor en cursos, charlas y conferencias sobre la especialidad tributaria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario