Política

Córdoba: Schiaretti arrasó y fue reelecto

Abrumador triunfo en toda la provincia por Hacemos Córdoba. Los radicales reconocieron la derrota en una elección signada por la implosión de Cambiemos por imposibilidad de consensuar.

(Enviada especial a Córdoba).- Con los ojos de propios y ajenos posados en Córdoba, el peronista Juan Schiaretti logró una aplastante reelección -imponiéndose por cerca de 40 puntos- en la nacionalizada contienda provincial ante una oferta de la implosionada Cambiemos partida en dos, que representó el octavo revés en las urnas para Mauricio Macri y que terminará moldeando los armados del oficialismo y la oposición de cara a las generales de octubre.

Fue una victoria histórica, la de mayor margen desde el retorno de la democracia. La magnitud del triunfo fue tal que terminó derramándose sobre la estratégica ciudad de Córdoba -la segunda del país , que le arrebató al radicalismo de la mano de Martín Llaryora- y sobre la unicameral Legislatura, al asegurarse los dos tercios desde diciembre.

En dupla con el joven funcionario Manuel Calvo, Schiaretti -escrutadas el 98,45% de las mesas- orillaba el 53,98%, que supera el 51,8% obtenido en 2003 por José M. de la Sota. Y revertía el amplio revés del peronismo ante Cambiemos en las parlamentarias nacionales de 2017, por 18 puntos.

Tras la estruendosa implosión de Cambiemos en marzo por la falta de acuerdo y la duplicación de la oferta opositora, quedó en segundo lugar -muy lejos- con 17,77% el radical Mario Negri (Córdoba Cambia), asociado con el PRO, el Frente Cívico y la C. Cívica y que llevó en la fórmula al macrista Héctor Baldassi.

Pero el diputado nacional tuvo el premio consuelo (también la Casa Rosada) de ganar el tenso duelo intestino ante el también radical Ramón Mestre (fue por la histórica Lista 3, junto a Carlos Brinner), que terminó relegado al tercer escalón del podio con 10,95%.

ASCHIARE.jpg

La paliza electoral en los hechos blinda a Schiaretti (Hacemos por Córdoba) como el gran elector y arquitecto -en la hipótesis de mínima- para el armado del PJ no kirchnerista de cara a la batalla presidencial de octubre, hoy aun riesgosamente desdibujado y además incómodo por la figura de Cristina de Kirchner, sobre el filo de la presentación de alianzas del 12 de junio, y de candidatos del 22.

Desde la Casa Rosada leyeron que la división de Cambiemos “diluyó cualquier potencialidad de cambio de gobierno provincial”. “Ramón y Mario son buenos referentes provinciales y seguiremos trabajando para que haya un cambio como lo quieren los cordobeses a nivel nacional”, remarcaron.

Pasadas las 22.30 en el coqueto hotel Quorum, y en medio de los ruidosos festejos de dirigentes y militantes de Hacemos por Córdoba, el mandatario brindó un fuerte mensaje de contenido electoral, que lo sumergió de lleno en la discusión nacional, como protagonista. Destacó que hay en Córdoba “una coalición plural y progresista” y que los peronistas que la integran “pertenecen al peronismo federal, democrático y republicano”. “Porque estamos convencidos de que no habrá república sin el peronismo, y que no habrá futuro para el peronismo si no es republicano”.

Bunker Hacemos por Córdoba.mp4

Aclaró que fue “una elección provincial” que nada tiene que ver con lo nacional. Y ensalzó la “moderación”. “No queremos la grieta, y hoy Córdoba lo confirmó”, disparó.

Pero además recordó a De la Sota, fallecido en septiembre y quien hace cuatro años, en el estrado del bunker sobre la avenida General Paz, había sido parte de las celebraciones por su retorno a la gobernación.

En el marco de un escrutinio que arrancó tempranamente, pasadas las 19, Mestre reconoció la derrota y felicitó a los ganadores cerca de las 21 vía Twitter. Negri, por su parte, hizo lo propio pasadas las 21.30. Antes, ambos lamentaron vía Twitter la muerte del diputado nacional de Cambiemos Héctor Olivares, baleado días atrás en el Congreso.

La victoria fue celebrada, vía remota, por los otros tres fundadores de Alternativa Federal, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto. “Este triunfo consolida a Schiaretti como el principal conductor de Alternativa Federal”, sentenció sin medias tintas Pichetto, el más contundente.

“Me comuniqué para felicitarlos por la histórica elección; es el premio a la capacidad de gestión y el liderazgo político en Córdoba”, dijo el tigrense. “Los cordobeses han reconfirmado de manera indiscutida el apoyo a su gobierno”, sostuvo el salteño.

También lo felicitó el otro presidenciable, Roberto Lavagna. “Córdoba es un ejemplo para el país”, remarcó, con ecos electorales.

Pese a la seducción que emanaba de un escenario exultante, no hubo finalmente desembarcos de dirigentes nacionales. El Gringo impuso sus propios tiempos -su primera marcación tras el blindaje- y dilató la foto conjunta del día después.

“Cuando elegimos los cordobeses, los de afuera son de palo”, aleccionó, tras votar, el veterano peronista, sobre el filo de cumplir 70 años y munido de su tradicional campera roja de cábala. El sol comenzaba a brillar con fuerza, en lo que terminaría convirtiéndose en un verdadero día peronista.

Contraste

ASCHIARE2.jpg

Como contracara, en el segundo distrito electoral del país y plaza clave en cosecha de votos, el Presidente recibió así un previsible cachetazo en las urnas, el octavo al hilo en el desdoblado calendario de las provincias (que incluyó ya otras dos elecciones generales y cinco primarias).

Ni siquiera sumados, Negri y Mestre lograban acercarse a la performance de ayer de la máxima figura del peronismo cordobés.

En 2015 Schiaretti se había impuesto con el 39,9%, contra el 33,7% de Oscar Aguad (Cambiemos), aunque con el kirchnerista Eduardo Accastello (hoy alineado con el schiarettismo) fagocitándole el 17,1%. Y Macri en las PASO presidenciales salió segundo detrás de De la Sota, con el 35,4%

Para la Casa Rosada, la suma de los votos de Negri y Mestre, en esa línea, “representan el piso de Cambiemos de cara a las PASO nacionales”. Y destacan que Schiaretti “unificó a todas las variantes del peronismo”, y logró una cosecha similar a los sufragios de 2015 junto con los de Accastello. El ministro Rogelio Frigerio felicitó al gobernador.

Schiaretti estrenó sello nuevo en el cuarto oscuro y marchó junto al GEN y al socialismo, en ingeniería anticipatoria pensando en el 27-O. Sobre el filo y por decisión de Cristina de Kirchner, el kirchnerismo bajó a su candidato, Pablo Carro, pero dirigentes K llamaron a votar a Schiaretti.

En los comicios se votó por tercera vez con Boleta Única de Sufragio. Se renovaron además las 70 bancas de la unicameral Legislatura. Hacemos por Córdoba se aseguraba los dos tercios que hoy no tiene.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario