Ambito Nacional

Córdoba y Santa Fe atan respaldo presidencial a compromiso por deudas

Se trata de saldos con fallos de la Corte Suprema a favor de las provincias. Perotti espera hoy a Alberto Fernández con compromiso escrito por fondos y obras de infraestructura clave.

Los gobernadores de Córdoba y Santa Fe, dos bastiones clave para los cálculos electorales de los candidatos presidenciales, buscan sacar provecho de la necesidad de Mauricio Macri y de Alberto Fernández de contar con el respaldo político de los mandatarios (en el caso de Santa Fe, Omar Perotti asumirá en diciembre) de cara a las PASO del 11 de agosto. Y en ese juego de utilidades las deudas nacionales con esos dos distritos aparecen como una de las principales cartas de negociación.

En el caso de Córdoba, a horas del desembarco ayer de Macri en la provincia (ver página 10), el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, indicó que la Nación le adeuda a la Caja de Jubilaciones poco más de 2.000 millones de pesos, cuyo retraso se dio debido a un problema administrativo. El reclamo fue parte de la agenda del encuentro de anoche entre Macri y Schiaretti.

“La ley fija que la Nación tiene que transferirle a la Caja de Jubilaciones de la Provincia lo que a la Nación le hubiere costado si la Caja se hubiese transferido; se hacen anticipos, y una vez terminado el ejercicio, en este caso 2018, hay que hacer el cálculo, que es una simulación, cuánto le hubiera costado a ANSES si hubiera administrado la Caja”, explicó Giordano a Cadena 3.

En ese sentido, el director ejecutivo de la ANSES, Emilio Basavilbaso, manifestó que “desde 2010 la gestión nacional anterior no asistió en nada y este Gobierno lo está haciendo”, y que el año pasado se transfirieron $5.700 millones y que todos los meses se realizan transferencias para que todos los jubilados cordobeses puedan cobrar sus haberes.

No obstante, dijo que es complejo el sistema para calcular el déficit de la suma a transferir y que es por eso que mensualmente se gira una cifra estimativa hasta que se determine el monto final.

En la misma línea corre el santafesino Perotti, gobernador electo en junio pasado que reemplazará al socialista Miguel Lifschitz a partir de diciembre. Ayer, el senador nacional viajó a Córdoba para reunirse con Schiaretti. Ambos comparten la visión desde la Región Centro, el poderoso bloque interprovincial -que integra también Entre Ríos-, y el cual pretenden afianzar mediante la integración de gasoductos y acueductos, y la sistematización de las cuencas hídricas, para incrementar el potencial productivo común.

A Perotti, en tanto, lo espera hoy otro presidenciable, Alberto Fernández, que llegará hoy a Santa Fe en una gira que se extenderá dos días, y donde buscará imantar al sector del peronismo -y a los votantes- de electo gobernador.

Perotti, a su vez, preparó un documento con proyectos clave para la provincia que el precandidato presidencial del Frente de Todos se comprometerá a realizar en caso de ganar las elecciones nacionales.

En la campaña por las provincias (que también ha llevado a Alberto F. esta semana a La Rioja, Entre Ríos y San Luis), Córdoba y Santa Fe se han convertido en objetivos estratégicos del Frente de Todos. Además de representar el segundo y tercer distrito electoral del país por cantidad de votantes, son enclaves a conquistar de la zona centro, donde el macrismo construyó la victoria de 2015.

Mientras la gira cordobesa se realizó la semana pasada, ahora llega el turno de Santa Fe, donde Alberto F estará en la capital provincial, Rafaela y Reconquista con una agenda política y reuniones con productores e industriales. También asoman en el borrador de la agenda la ciudad de Esperanza. Una recorrida por localidades donde también domina el agro en las que Perotti tiene buena imagen, pero que hace cuatro años respaldaron a Macri en la pulseada contra Daniel Scioli. Inclusive, el grosor del PRO santafesino que en 2015 estuvo cerca de darle la victoria al cómico Miguel Del Sel se ha nutrido de factores PJ, como el exgobernador Carlos Reutemann, quien llegó al Senado nacional anexado a la boleta de Macri.

La recepción a Alberto F. estará comandada por el equipo de Perotti, y el kirchnerismo local dará soporte principalmente en aspectos logísticos y organizativos. Entre los actos que planean desde la provincia aparece la firma de un acta-acuerdo para que queden por escrito una serie de compromisos a concretarse en caso de que Fernández sea electo presidente. Entre los proyectos que Perotti pondrá en el documento está la autopista Rufino-Rosario y obras para evitar inundaciones que afectaron a productores provinciales en estos años. También buscarán ratificar el compromiso de Nación en materia de seguridad a través del envío de fuerzas federales (eje de acuerdos en estos cuatro años entre Macri y Lifschitz para combatir el narcotráfico), así como beneficios a las industrias que vienen en caída principalmente en Rosario y sus inmediaciones.

Y aunque el compromiso de pago de la deuda que Nación mantiene con Santa Fe por retención de fondos coparticipables con fallo favorable de la Corte Suprema desde 2015 ($60.000 millones a valores actualizados) no formara parte del texto, todo indica que Perotti no dejará pasar la oportunidad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario