Unidad Coronavirus: kits rápidos, más laboratorios y Big Data para luchar contra la pandemia

"Hay una necesidad de tener diagnósticos rápidos porque una de las grandes preocupaciones a nivel mundial es la cantidad de personas infectadas sin síntomas que pueden estar contagiando a otras", explicó el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza.

Siguen los preparativos en el Gobierno para lo que muchos esperan será una batalla encarnizada contra el coronavirus. A la batería de medidas sanitarias y de control de fronteras le siguieron decisiones económicas y sociales. Pero es la ciencia, como en tantas otras situaciones límite, la que podría darle al país una ventaja clave si los tiempos se tornan aún más acuciantes, a través de la flamante Unidad Coronavirus.

Integrada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el CONICET y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, pondrá su músculo principal en el desarrollo de kits de diagnóstico rápido del COVID-19.

“Hay una necesidad de tener diagnósticos rápidos porque una de las grandes preocupaciones a nivel mundial es la cantidad de personas infectadas sin síntomas que pueden estar contagiando a otras”, explicó el ministro del MINCyT, Roberto Salvarezza, en diálogo con Ámbito.

La idea es que esos análisis prematuros funcionen como un primer screening, un paso previo a los exámenes definitivos, más complejos y que requieren mayor instrumental, como los que se llevan adelante en el Instituto Malbrán.

Con ese objetivo se financiará el desarrollo de proyectos de empresas nacionales que cuenten con un grado de avance significativo.

“Ya identificamos tres empresas que están en condiciones de lograrlo. Tenemos un antecedente reciente importante, que es el test rápido para detección del dengue que presentó una compañía tecnológica con investigadores del Conicet y la Universidad de San Martín”, agregó el funcionario.

Como el tiempo apremia, la expectativa es tenerlos listos antes de que la embestida del invierno pueda comenzar a generar algún pico en la curva de contagios: “Dos meses es un plazo razonable, si funcionan las medidas de aislamiento para minimizar los contagios nos daría tiempo”. El dinero para financiar los proyectos ya está disponible, tras la reasignación de $25 millones de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Incluso ya está hablado con la entidad el desembolso de una partida adicional en caso de que sea necesario elaborar planes de contingencia.

Para Salvarezza, “en el caso de que el sistema de salud esté saturado, será importante que no se sobrecargue también el sistema de diagnóstico definitivo. Si aumentan los casos sospechosos, muchos de ellos podrán descartarse con los tests rápidos”.

El otro puntal de la Unidad Coronavirus será poner a disposición centros de investigación del CONICET, universidades y organismos descentralizados para efectuar los diagnóstico de infección más complejos. “Podríamos sumar unos 15 a los 35 centros y laboratorios de Salud habilitados para la detección definitiva”, resumió.

En ese caso no será necesaria la financiación adicional. Para comenzar a operar solo requieren una mínima capacitación (ya está acordada), la misma que se está brindando a los centros provinciales que se sumarán al Malbrán, y los insumos químicos correspondientes. Así, estos centros estarían en alerta para entrar en acción si la primera línea de laboratorios es desbordada.

Pero, además, un grupo de investigadores de la UC se abocará a analizar los datos epidemiológicos que surgen a cada minuto en el mundo para saber cómo se está desarrollando la pandemia y modelar lo que puede suceder en la Argentina: “Hay un aluvión de información científica que procesar y definir cuál es la de mejor calidad, para luego elaborar informes que sirvan para la toma de decisiones. Utilizaremos Big Data, Inteligencia Artificial y todas las herramientas disponibles. Pondremos toda la ciencia y tecnología al servicio de la emergencia”.

Por último, se abrirá una convocatoria (entre el 1 y 15 de abril) para financiar más proyectos luego de la enorme cantidad de propuestas que recibieron. Las premisas básicas, otra vez, es que ya estén avanzados y que puedan ser redireccionados hacia la lucha contra el coronavirus: “Pueden ser otros sistemas de detección, de desarrollo de fármacos, métodos de limpieza o apps. Todo lo que pueda ser un insumo para el control de la pandemia vale, pero deben estar en marcha porque es un tema urgente”, advirtió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario