Edición Impresa

Crece el apetito por el crowdfunding

• REAL ESTATE
Es una excelente ecuación para el pequeño y mediano ahorrista en un escenario de inestabilidad como el actual. Permite invertir pesos en un activo valuado en dólares. El nicho ideal en un contexto de inflación.

Crece el apetito por el crowdfunding, un negocio que se viene masticando no hace mucho en la Argentina, pero que en el mundo está consolidado. Tal es así que en Europa o Estados Unidos, el piso para invertir se redujo considerablemente y hoy es posible entrar con 1.000 dólares. Al respecto, Sofía Gancedo, cofundadora y directora global de operaciones de Bricksave, cuenta que "de esta manera, ampliamos un instrumento de ahorro seguro a más segmentos de la población. Especialmente porque lo consideramos una forma de inclusión financiera para todos aquellos que sentían que el sector inmobiliario era una manera de ahorro imposible."

Gancedo afirma que la idea es evitar que el inversor "tenga que enfrentar las barreras de entrada inherentes al mercado del Real Estate, como los altos montos de capital necesarios o los costos de las transacciones entre inmuebles. Por eso, desde la plataforma online permitimos que nuestros inversores diversifiquen su portafolio a partir de siete clicks y de un modo transparente".

ABC DEL NEGOCIO

El ABC del modelo es simple: los inversores colocan su dinero y participan del negocio con el aval de una fiduciaria que administra esos recursos. Los drivers para entrar son los mismos para quien tiene 1 millón de pesos que para el que tiene 25.000 pesos.

En líneas generales, el concepto de crowdfunding se aplica para comercializar desarrollos inmobiliarios a partir de la integración de varios inversionistas por propiedad. El formato propone invertir en Unidades Funcionales de manera colectiva. La custodia de las inversiones se realiza a través de la figura del fideicomiso.

Una vez construido el inmueble, se ofrecerá a la venta y, una vez concretada esta, el inversor podrá retirar el capital con la utilidad correspondiente. En el momento de la liquidación de la cuotaparte, el inversor tiene la oportunidad de reinvertir en otra propiedad.


OPORTUNIDADES

Christian Leupold, director de Inversiones de FlexSpace, refuerza la teoría de un negocio dirigido a pequeños y medianos inversores que deseen acceder a una renta inmobiliaria que históricamente ha sido exclusiva para los grandes jugadores. "Se trata de una renta superior a la media del mercado y más estable", asegura Leupold.

"El consumidor es muy selectivo y realiza un análisis exhaustivo del producto/proyecto y los antecedentes de los desarrolladores. Es un inversor que busca diversificar sus riesgos y que sumándose a un grupo o pool logra mejores ingresos/rentas. Valoran que el desarrollador se ocupe de toda la operación", agrega Leupold, quien asegura que "cada vez hay más ofertas y propuestas, es decir que el mercado se está expandiendo continuamente. Pero es importante saber en qué y en quién se invierte, estudiar los antecedentes, solicitar reportes y referencias", advierte el especialista en bienes raíces.


SEGMENTO JOVEN

Esta opción para colocar pequeños ahorros en ladrillos como refugio de valor es muy valorada por la generación millennials. "A través del crowdfunding inmobiliario les damos la posibilidad a inversores pequeños de participar de proyectos arquitectónicos de diseño a los cuales hasta ahora no tenían acceso", explica el arquitecto Víctor Zabala, y agrega: "Buscamos brindarles a todos aquellos que compartan con nosotros la idea de que invertir en construcción es una excelente alternativa en nuestros tiempos la oportunidad de diversificar sus inversiones en distintos proyectos que ofrecen una atractiva rentabilidad en dólares, la cual se obtendrá con el simple paso del tiempo dentro del proyecto, llegando a obtener la mayor ganancia junto con la venta definitiva de la obra terminada en el mercado".

Por medio de la estructura legal del fideicomiso, "permitimos aportar capital para adquirir terrenos o para la construcción de viviendas bajo tres modalidades (A, B o C), el inversor puede aportar, al contado o financiado, módulos de 25 mil dólares o más, a cambio de un porcentual de participación en el proyecto del fideicomiso a desarrollar. La inversión puede hacerse en pesos al valor del tipo de cambio, la rentabilidad estimada es del 10%/12% anual y el valor de cada módulo es fijo (no se ajusta por CAC, ni varía por inflación)", afirma Zabala.

Lo cierto es que apostar a inversores minoristas hoy es viable y tiene rentabilidad. Y la Argentina está viendo los primeros resultados de este tipo de financiamientos en el sector inmobiliario.

Ventajas


• Posibilidad de invertir desde montos chicos.

• Capacidad para diversificar el riesgo a través de diversificación geografica, moneda y proyectos.

• Bajos costos de entrada.

• Transacción online casi inmediata.

• Acceso a gran abanico de oportunidades de inversión.

• Administracion por profesionales con economias de escala y de 100% manera online.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario