Ambito Nacional

Crece malestar en provincias y municipios por ajustes en la energía y el transporte

Intendentes de Buenos Aires pedirán audiencia con Nación y preparan cautelar para frenar incrementos. Gobernadores insisten en que fondos para compensar transporte son insuficientes.

Los aumentos en las tarifas de energía dispuestos por Nación a partir de enero generaron una ola de rechazos en distintos puntos del país, que se suman al malestar creciente en varias provincias por el impacto que tendrá en los habitantes la poda en los subsidios del Estado al sistema de transporte, que pasó de 100 mil millones de pesos a una compensación total de 6.500 millones de pesos.

En la provincia de Buenos Aires, por caso, los intendentes peronistas presentarán un pedido de audiencia al Gobierno de Mauricio Macri para discutir el aumento de tarifas eléctricas sobre tres ejes “pymes, tarifa social única y los amparos conjuntos”.

Además ratificaron que llevarán a la Justicia su reclamo para que se suspendan las subas. “Esta semana los intendentes vamos a pedir una audiencia oficial al Gobierno nacional, porque más allá de los recursos de amparo judiciales que vamos a presentar, queremos poder explicar la situación en la que pondrían a la gente y las pymes de continuar con la medida”, apuntó el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, uno de los miembros de ese grupo.

Los equipos legales de las distintas comunas administradas por peronistas se reunieron el sábado y volverán a hacerlo este jueves para “terminar de pulir” el escrito que presentarían ante la Justicia en La Plata y de manera conjunta en cada distrito.

“Sabemos que en la Justicia habrá magistrados sensatos que están sufriendo la crisis como cada uno de los argentinos y harán lugar a nuestros pedidos, que no es ni más ni menos que defender los intereses del pueblo”, indicó a su vez el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, quien se sumó a la iniciativa.

Descalzo dijo que él y Katopodis se comunicaron con sus pares Juan Zabaleta (Hurlingham), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Mariano Cascallares (Almirante Brown), entre otros, para formalizar la presentación.

“La tarifa de luz se compone de un gasto fijo -que es el que se cobra con o sin consumo- y el cargo variable, que sí depende de lo que se consume. Las pequeñas y medianas empresas y los municipios pagan en concepto de cargo fijo un monto altísimo y en dólares, queremos que el Gobierno quite ese concepto de las boletas para que puedan ser competitivas”, resumió Katopodis.

El jueves pasado, la Secretaría de Energía anunció que la tarifa de electricidad para los hogares de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense aumentará de manera escalonada hasta el 55% entre los próximos meses de febrero y agosto inclusive.

De manera paralela, y por la suba de la tarifa de electricidad a nivel mayorista, en el resto del país se producirá un incremento en torno del 35% en similar período.

Para los clientes de las distribuidoras Edenor y Edesur los aumentos de tarifas serán del 26% en febrero, 14% en marzo, 4% en abril y otro 4% en agosto.

En tanto, en la provincia de Santa Fe, donde ese mismo cliente pagó en diciembre $1.399, pasará a abonar $1.742 debido a que el primer tramo del aumento será de 15%.

Con estos incrementos, y los que se den a nivel provincial, los subsidios que el Estado aporta al consumo de electricidad llegaran a u$s2.565 millones el año próximo, contra los u$s4.355 millones de este año y los u$s11.465 millones de 2015.

Además de los incrementos en la electricidad, la quita de subsidios nacionales al sector del transporte público de pasajeros generará un aumento gradual del 38% entre enero, febrero y marzo, que arrancará el sábado 12 de enero cuando el boleto mínimo de colectivo pasará a costar $15.

La eliminación de los fondos que el Gobierno nacional aporta para el sostenimiento de los sistemas de transporte pegó con mayor dureza en las provincias, que pasaron de recibir 100 mil millones de pesos a 6.500 millones en su conjunto, una reducción que fue acordada con los mandatarios en la firma de la adenda del Consenso Fiscal al que adhirieron 18 distritos.

Ante este escenario, muchos gobernadores destinaron en sus Presupuestos partidas adicionales para compensar esa quita y evitar de esta manera que el costo del recorte se traslade de lleno al precio del boleto. Sin embargo, varias provincias aseguran que esos fondos son insuficientes y anticiparon su decisión de pulsear mano a mano con la Casa Rosada una mayor tajada de asistencia financiera.

Además del chubutense Mariano Arcioni, que se quejó por esta disminución y acusó al Estado de ejercer una política de “antifederalismo”, también el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, salió a cuestionar la política de ajuste en ese rubro: “Nación quita el subsidio y dice, en vez de poner quitamos el subsidio, pone la palabra ‘transferimos el subsidio’. A nosotros no nos han transferido nada, si nos transfieren el dinero de los subsidios, nosotros lo entregamos a los transportistas. Pero la Nación lo ha quitado, lo sabemos todos”, enfatizó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario