Mundo

Crecimiento explosivo y suspicacias occidentales

Nueva York - Huawei es el mayor proveedor mundial de equipos de redes de telecomunicaciones y el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes, con ingresos por unos 92.000 millones el año pasado. A diferencia de otras grandes empresas tecnológicas chinas, realiza gran parte de su negocio en el extranjero y es líder del mercado en muchos países de Europa, Asia y África.

La compañía fue fundada en 1987 por el exoficial militar Ren Zhengfei. Sigue siendo privada y se describe a sí misma como una firma que es propiedad de los empleados, aunque su estructura de propiedad es desconocida.

Tiene su sede en el centro tecnológico del sur de China, Shenzhen, y emplea a unas 180.000 personas.

Huawei fue un proveedor pionero de equipos de telecomunicaciones en momentos en que China realizaba grandes gastos para mejorar sus redes, importando buena parte de su equipamiento. Comenzó a competir internacionalmente en la década de 1990 y era conocida por vender a precios drásticamente inferiores a sus rivales.

Los competidores calificaron a Huawei como un proveedor de equipos copiados baratos, y compañías como Cisco Systems y Motorola presentaron demandas por presunto robo de secretos comerciales.

Pero Huawei gastó mucho en investigación y desarrollo y ahora es considerado como un líder global en tecnologías de redes clave de telecomunicaciones y teléfonos inteligentes de alta gama.

Hoy Huawei continúa expandiéndose a nuevas áreas que incluyen el desarrollo de chips, inteligencia artificial y computación en la nube.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos alegan que Huawei está vinculada al Gobierno de China y que sus equipos podrían contener “puertas traseras” para tareas de espionaje. Sin embargo, nunca se presentaron pruebas de eso y la firma negó repetidamente esos argumentos.

Pero las sospechas persisten. La preocupación ahora se centra en el despliegue de redes móviles de quinta generación (5G), donde Huawei está a la vanguardia. Una nueva ley en China, que exige que cualquier empresa nacional ayude al Gobierno cuando se lo piden, también despertó preocupación.

El gobierno de Estados Unidos ha tomado una serie de medidas para bloquear a la firma del mercado local, incluida la prohibición de las compras gubernamentales de equipos de Huawei y la denegación de la ayuda del gobierno a cualquier operador que utilice sus equipos.

Agencias Reuters y ANSA

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario