Economía

Créditos: ¿cómo salir del sistema UVA?

Tres especialistas plantean soluciones posibles para las familias endeudadas con estos préstamos que ajustan por inflación. Macri prometió pasar a un sistema de indexación por salarios.

Las cuotas de los créditos hipotecarios emitidos en Unidades del Valor Adquisitivo (UVA) saltarán un 23% de una sola vez en enero, cuando termine el congelamiento dispuesto por el presidente Mauricio Macri, tras los resultados de las elecciones Primarias.

Así lo determinó el Programa de Estudios Tributarios e Impositivos para la Administración Pública de la Defensoría porteña, al resaltar que la unidad de valor nunca dejó de aumentar, pese a que las cuotas se mantienen estables desde septiembre.

De mantenerse igual la situación de los préstamos hipotecarios UVA y no mediar ninguna nueva medida o anuncio oficial, en enero de 2020 un hipotecado UVA pagaría por cada 100 UVAS de cuota, unos $4.860, siendo que el mes anterior habría pagado $3.954 ($906 de diferencia), es decir, casi un 23% más de un mes para el otro.

Para el análisis, el Programa incorporó una estimación de la variable inflación para este año sobre la base del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado por el Banco Central, donde se estima que la inflación del nivel general será del 54,9%.

Frente a esta situación, Ámbito consultó a distintos especialistas con relación a soluciones posibles para las familias endeudadas con estos préstamos que ajustan por inflación.

Opción 1: Indexación por salarios

Durante el debate presidencial del último domingo, el Presidente confirmó que los créditos UVA estarán atados a los salarios, y no a la inflación, a partir del próximo 1° de enero. "Nos queremos ocupar y de verdad nos ocupamos de la pobreza", dijo el jefe de Estado, que en este marco confirmó que a partir del 1° de enero de 2020, los créditos UVA se van a "ajustar por salarios, no más por inflación".

"Nos mintieron durante 12 años", insistió Macri en referencia al gobierno kirchnerista, y sostuvo que se está "ganando el cielo de por vida" al soportar las presuntas "agresiones" de parte de Fernández, que este domingo se abstuvo de todos modos de utilizar su "dedo" para señalar "errores".

Opción 2: pesificación

Federico Wahlberg, economista y vocero del Colectivo Hipotecados UVA Autoconvocados, planteó como salida que los préstamos sean pesificados. “Si bien pagamos en pesos, nuestro crédito está en UVAs, una especie de cuasimoneda cuyo valor en pesos se ajusta por inflación”, señaló en diálogo con Ámbito.

“Si bien los créditos no están en dólares, una de las principales causas de la inflación es la cambiaria. Cada vez que sufrimos una fuerte devaluación, se dispara la inflación y con ello las cuotas y el capital adeudado de nuestros créditos”, reforzó.

Wahlberg puntualizó que “los eventuales costos de esta salida deben ser afrontados por el sistema financiero” y pidió que, hasta que no se logre una salida de fondo, se congele la UVA transitoriamente”.

Con respecto a la propuesta de Macri, el economista planteó que las familias ya están “sobre endeudadas porque el porcentaje de salario que le dedicamos a la cuota es cada vez mayor”. De esta manera, dijo Wahlberg, “la promesa del Presidente consolidaría indefinidamente el nivel de endeudamiento actual”.

Opción 3: Estabilizar la economía

Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, indicó que la solución es que “la economía sea estable y que permita tomar créditos a largo plazo, porque en un contexto de volatilidad e incertidumbre es difícil hacer un negocio conveniente tanto para tomadores como para los bancos”.

En este caso, el problema fue que “primero se dieron los créditos a 30 años y después se intentó estabilizar la macroeconomía, un objetivo que claramente no se logró”, dijo a Ámbito.

Destacó que “tomar a un crédito de capital variable por tantos años (30, específicamente) era una lógica riesgosa”, sin embargo, “hay que buscar una solución porque existe muchas familias en problema”.

La propuesta de ajustar por el índice de salarios permitiría “ayudar en un contexto de pérdida de poder adquisitivo para que el UVA no se encarezca en términos relativos, es decir, que el porcentaje de ingresos destinado al pago de la cuota sea siempre la misma”.

El inconveniente de esta solución es que impedirá “reflotar el sistema de créditos hipotecarios” porque no resultará atractivo para los bancos.

En coincidencia, el analista Christian Buteler consideró que “la única solución real es que baje la inflación y que el salario real acompañe esa evolución de precios; así los tomadores podrán pagar tranquilamente el crédito”.

Buteler indicó que, de acuerdo a la propuesta de Macri de indexar por salarios, “el Estado se haría cargo de la diferencia con respecto a la inflación, para luego en el momento que los sueldos se recuperen ir cerrando esa brecha”.

El analista enfatizó “lo que está claro es que no se puede tomar un crédito que ajuste por inflación en Argentina, porque el país tiene una inflación crónica” y agregó: “en 2017, estos créditos se promocionaron sin explicar detalladamente sus riesgos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario