Ambito Nacional

Cristina busca primer triunfo ante Macri en Santa Rosa

Con el batacazo del pejotista Martín Llaryora aún caliente -arrastrado por el triunfo de Juan Schiaretti, viene de arrebatarle al radicalismo la ciudad de Córdoba-, este domingo el peronismo pampeano apuesta a dar otro golpe de efecto con una victoria en Santa Rosa de Luciano Di Nápoli -dirigente de La Cámpora y candidato del Frente Justicialista Pampeano-, ante el actual intendente, Leandro Altolaguirre, para recuperar la capital que la UCR le manoteó en 2015.

Di Napoli fue el postulante de la kirchnerista Unidad Ciudadana en las primarias del 17-F. Allí se impuso -ajustadamente- sobre el aspirante promovido por el gobierno de Carlos Verna, Jorge Lezcano, y se convirtió en la espada del frente oficialista, que lleva para la gobernación a Sergio Ziliotto.

“Cristina está profundamente emocionada: el triunfo es total y absolutamente de ella”, agitó por esas horas Di Nápoli.

A diferencia de la victoria de Llaryora (con un schiarettismo apostando a la tercera vía, sin Cristina), en este caso la expresidenta podrá facturar como propia -por primera vez este año, en una elección general- una probable amplia victoria del dirigente camporista, aunque anclada en un armado de unidad del PJ que hilvanó Verna.

En filas del oficialismo provincial hacían, en rigor, esa lectura más amplia y recostada en esa ingeniería, con un “peronismo unido” que “gana bien en la provincia, y recupera Santa Rosa”.

Además de Di Nápoli, La Cámpora juega en este turno electoral 2019 con otros candidatos propios. Entre ellos, Anabel Fernández Sagasti, quien irá a las primarias peronistas a gobernador de Mendoza el 9 de junio, y Walter Vuoto, el intendente de Ushuaia, que buscará su reelección el 16 de junio.

En lo que va del desdoblado calendario electoral en las provincias, el kirchnerismo apuntó a su favor el triunfo del intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, en la primaria peronista a gobernador del 7 de abril en Chubut (ver aparte).

En la otra vereda, el derrotero electoral en capitales anota ya varios reveses para Cambiemos, que viene de sufrir el domingo la conquista peronista de la ciudad de Córdoba, con la victoria de Llaryora sobre una oferta opositora que se fragmentó, tras la implosión de Cambiemos, entre Luis Juez (impulsado por Mario Negri) y Rodrigo de Loredo (por Ramón Mestre).

Pero además, sumó reveses en las PASO de la ciudad de Santa Fe, que gobierna la coalición (con José Corral) pero donde el precandidato más votado fue Emilio Jatón (Frente Progresista). Y en las de Paraná -tierra del radical Sergio Varisco, hoy candidato-, donde quien más sufragios cosechó fue Adán Bahl (PJ).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario