Edición Impresa

Cristina, entre Comodoro Py o "trabajo" simbólico en Congreso

Cristina de Kirchner deberá esforzarse para acreditar actividad legislativa y evitar la concurrencia a las audiencias del juicio oral que afronta por la multimillonaria causa “Vialidad” -junto a su “excompañero” Julio De Vido y Lázaro Báez, entre otros- tras la posibilidad que le dieron los jueces del Tribunal Oral Federal N° 2 de no asistir a Comodoro Py “siempre y cuando acredite debidamente la superposición de las funciones de la labor parlamentaria”.

Al clásico shutdown del Congreso de lunes y viernes que abraza la expresidenta -en general, sólo concurre cerca del 10% de legisladores en ambas cámaras- hay que agregarle la poca disposición de la senadora a la hora del trabajo parlamentario, más allá de sus actividades en el Instituto Patria. Desde que asumió como senadora por Buenos Aires, a inicios de diciembre de 2017, Cristina de Kirchner evitó la asistencia a las comisiones que integra -sólo se mostró en contadas ocasiones para firmar algún dictamen- y aprovechó poco el recinto, al que sí se presenta de manera irregular.

En las sesiones, la legisladora a veces reemplaza en los discursos finales al jefe del bloque del Frente para la Victoria, Marcelo Fuentes. Otras participa por momentos y luego se retira. Por caso, en el encuentro del miércoles pasado, la bancada ultra K logró cambiar el orden y tratamiento de temas y luego de votar un puñado de proyectos dejó el encuentro sin quórum e hizo caer la sesión, justo al momento de debatir una iniciativa de traspaso presidencial para evitar la reiteración del papelón que el cristinismo regaló a fines de 2015.

Cristina de Kirchner tampoco estimuló la presentación de proyectos desde que volvió al Congreso, una cuestión que los legisladores critican, en muchas ocasiones, con razón. En 2018, la senadora empujó seis iniciativas, siempre en compañía de su bloque: la derogación de una resolución para trasladar a los usuarios la diferencia cambiaria en el aumento del gas; la creación de una comisión bicameral de auditoría integral de la obra pública; declarar la nulidad absoluta de la frase “incautados en 2008” del Anexo II del memorándum de entendimiento técnico de la carta de intención enviada en junio de 2018 desde el Ejecutivo al Fondo Monetario Internacional; la declaración de la emergencia tarifaria para hogares, pymes y cooperativas; el pago de compensaciones extraordinarias por la reforma previsional; y la “prohibición de funcionarios públicos de tener participación en países de baja o nula tributación (paraísos fiscales)”. Así lo indica su perfil en la web oficial de la Cámara alta.

Desde el mediodía de ayer y hasta el cierre de esta edición, Ámbito Financiero consultó la agenda de la senadora del FpV de cara a la jornada de hoy. “Ni idea”, respondieron desde su entorno, aunque no se descarta la aparición en las próximas horas de actividades que se trasladarán, como es habitual a través de redes sociales u operadores K en medios de comunicación.

Comisiones

El panorama para esta semana en el Congreso estará atravesado por el paro de transporte de pasado mañana. De hecho, el Senado tuvo que suspender -algunos legisladores del oficialismo y oposición se aliviaron- la visita del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien pensaba dar un informe de gestión.

La comisión que sí tiene pensado reunirse -siempre y cuando haya quórum o no se suspenda el convite- es la de Asuntos Constitucionales de Diputados, que comanda el legislador Pablo Tonelli (PRO). Hay dos iniciativas que podrían generar rispideces entre oficialismo y oposición: un nuevo régimen de renovación y cese de cargos por límite de edad de jueces y fiscales nacionales; y una nueva ley de ética en el ejercicio de la función pública. También deberá retomar un cuarto intermedio la bicameral que controla a los fiscales. El kirchnerismo está atento y quiere que se presente el procurador general, Eduardo Casal, a dar explicaciones tras el D’Alessio-gate.

Aborto

Mañana volverá a presentarse la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) que votó Diputados el año pasado y que el Senado rechazó semanas después, pese a que no sólo la composición de las cámaras no se modificará hasta el 10 de diciembre próximo, sino también tras las duras -y, en muchos casos, infantiles- peleas que se dieron intrabloques.

La disputa subterránea de esta cuestión comenzó a reflotarse semanas atrás, cuando Diputados aprobó con amplio apoyo una ley de obstetricia que permitirá a licenciados el blindaje de los partos a domicilio y la posibilidad de “asesorar y prescribir métodos anticonceptivos, así como realizar intervenciones relacionadas con ellos, incluyendo la colocación y extracción de métodos anticonceptivos de larga duración”.

En el Senado, este tema comenzará a analizarse en asesores, aunque quienes rechazan la ley de IVE buscan impulsar en paralelo una ley de adopción de personas por nacer para no perder el espacio en la agenda legislativa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario