Cristina tuvo agenda propia en el Senado junto a Petro y Arce

Edición Impresa

La vicepresidenta recibió en sus oficinas a tres mandatarios. No se concretó un encuentro previsto con Lula.

Cristina de Kirchner mantuvo ayer un encuentro con el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, quien expresó que “felizmente tenemos una muy buena relación con el presidente Alberto Fernández”, en su despacho de la Cámara de Senadores. Horas más tardes y en el mismo lugar, se reunió con Gustavo Petro, mandatario de Colombia.

Arce fue uno de los mandatarios que participó de la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños que sesionó en Buenos Aires ayer.

El presidente boliviano ingresó minutos antes de las 6 de la tarde a las oficinas, acompañado por la secretaria Administrativa del Senado, María Luz Alonso. Ya había recibido a Evo Morales.

Cristina mantuvo un encuentro el lunes con el expresidente de Bolivia Evo Morales, con quien dialogó sobre la realidad de América Latina y de la región.

La reunión con Morales se produjo minutos después del encuentro que la vicepresidenta mantuvo con la presidenta de Honduras, Xiomara Castro. Fuentes oficiales habían afirmado que la reunión con Morales sirvió para “dialogar sobre la realidad de América Latina y de la región, además de la situación del mundo”.

Otros de los mandatarios que se encontró con Cristina de Kirchner en el Senado fue Gustavo Petro, quien ingresó al despacho del primer piso del Congreso Nacional acompañado por una comitiva de su país.

La presencia del colombiano era esperada para el lunes, pero por problemas de agenda llegó el martes a la Argentina, terminó su participación en la reunión de la CELAC y se dirigió al Congreso para visitar a la Vicepresidenta.

En su intervención en la Cumbre de la CELAC, el presidente dejó sus impresiones sobre la actualidad geopolítica: “La integración latinoamericana tiene fuerzas centrípetas, que nos sacan de nuestro propio entorno y que son lógicas y que hay que entenderlas. México, indudablemente, tiene que hablar con Estados Unidos y con Canadá, en el mismo espacio norteamericano, en su propia complejidad. Brasil en su poder de su propia economía debe hablar con China, Sudáfrica y la India, tratando de que el mundo no se vuelva unipolar”.

Dejá tu comentario