Política

Cruce clave para el futuro argentino

Un cruce poco conocido hasta ahora se dará esta semana en Miami entre dos hombres clave para el futuro de la negociación de la deuda argentina. El viernes la Universidad de Miami será testigo de ese encuentro entre Alejandro Werner, director del FMI para el Hemisferio Occidental y Guillermo Nielsen, hombre central en la estrategia de la deuda de Alberto Fernández, que ya mantuvo contactos en Nueva York con bonistas.

Con el titulo Aprovechando Oportunidades en Latinoamérica, sesionará allí un seminario en el que a las 13.20 hablará Werner. Su tema será “Guerras comerciales y política monetaria”. Poco después, a las 14.45 y en el mismo lugar hablará Nielsen, que le puso a su presentación “Argentina, Crisis y Oportunidades para la Inversión”. Habrá charla de pasillo, como es obvio.

Alberto Fernández sigue desde México todos los movimientos, mechado con alguna pausa. El sábado cenó en el DF y luego escuchó mariachis. Ayer almorzó una chuleta tomahaw, emblema de lo mejor de la carne para todo el universo Tex-Mex, con puré de jalapeños en la zona de Polanco. No se informó si le avisaron antes a Alberto F, sobre el nivel de picante que puede significar una concentración de jalapeños de esa dimensión. Anoche, tras el paso por la Iglesia de Guadalupe, se organizó cena con Jorge Drexler, amigo musical del presidente electo. El centro de la visita a México será hoy con la reunión junto a Andrés Manuel Lopez Obrador y la cena con Carlos Slim.

En medio de ese paso por el DF se multiplica la incógnita sobre los nombres del Gabinete de Alberto F.. Está claro que el sillón que más desespera al mercado es el del ministro de Economía. Como es lógico el presidente electo guarda silencio más que absoluto en sus caminatas mexicanas sobre ese punto. El día del nombramiento del ministro de Economía es el momento en que comienza a correr en contra reloj y donde debe definirse el nudo central del plan de gobierno.

En este caso, además, si habrá o no una Ley Omnibus que sumará poderes especiales al Ejecutivo, algo que la oposición (necesaria para lograr los votos en Diputados) ya pone en duda porque prefieren, algunos, leyes por separado. Esta confirmado que Alberto F. tuvo una charla personal con Roberto Lavagna, pero por ahora nada que adelante una definición sobre una hipotética participación en su gobierno de ese excompañero de gabinete.

El resto todo sigue en carrera, aunque el presidente electo ya tenga decidido quién será el hombre para ese cargo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario