Edición Impresa Libre

"Cuadernos": abren la puerta a salidas por motivos de salud

Pese a que observó "riesgos procesales" del extitular del Ente Binacional Yaciretá, pidió a Bonadio que practique estudios médicos ante eventual pedido de domiciliaria. Liberaron a sobrino de Campillo.

El ex director del Ente Binacional Yacyretá (EBY), Oscar Thomas, procesado en la denominada causa de los “cuadernos”, continuará con prisión preventiva ya que la Cámara Federal rechazó su pedido de excarcelación, en plena feria. En cambio, el tribunal dispuso que sea liberado Gastón Nicolás Campillo, el sobrino del exministro de Hacienda de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, cuya homologación de acuerdo de colaboración todavía aguarda el visto bueno del juez Claudio Bonadio. Thomas fue apresado recién en septiembre del año pasado, 47 días después de que se diera la orden para detenerlo, a raíz de que figuraba en las anotaciones del exchofer Oscar Centeno.

Para la Sala I de la Cámara Federal existen “riesgos procesales” de entorpecimiento de la investigación o de fuga, aunque el tribunal dejó abierta la posibilidad de que se pueda plantear un arresto domiciliario por cuestiones médicas. Esto en el contexto de algo que resaltó el tribunal sobre la relevancia del argumento de la defensa sobre un “posible deterioro en su estado de salud”. Por esa razón, el tribunal ordenó a Bonadio que “adopte todas medidas tendientes para resguardar y controlar que Oscar Thomas reciba de forma inmediata la atención médica en la unidad de detención” y que con “carácter urgente se lleven a cabo los pedidos de informes médicos y ambientales, para que en caso de que la defensa plantee un concreto pedido de arresto domiciliario, pueda ser resuelto en tiempo y forma”. Dejó así liberado el subterfugio para que las defensas de otros implicados que puedan aducir cuestiones de salud tengan un mejor pronóstico en sus planteos. En diciembre, la misma Cámara confirmó la mayoría de los procesamientos, entre ellos el de Thomas, a quien también se le ratificó la prisión preventiva por considerarlo “vector en la recaudación de fondos”.

En aquel fallo, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi resaltaron que “no puede dejar de citarse la alusión a la figura de Oscar Thomas quien, si bien no integraba la nómina de empleados del Ministerio de Planificación, ocupaba un cargo cuya jerarquía es digna de atención. La Entidad Binacional Yaciretá (EBY), de la que Thomas era director ejecutivo, intervenía directamente en las contrataciones de obra para la represa homónima, justamente con compañías del tenor de IECSA SA, Benito Roggio SA o Esuco SA. Y fue él quien, según las anotaciones de Centeno, realizó distintas entregas de dinero a (Roberto) Baratta y a (Nelson) Lazarte a lo largo de los años, en un obrar que, más allá de los intentos de la defensa por demostrar su excelente desempeño al frente de la institución, transitaba un carril subterráneo muy distinto del oficial”. Los camaristas hicieron énfasis en la relación que habría entre el EBY y las empresas de Angelo Calcaterra, Roggio o el propio Carlos Wagner. Sin embargo, omitió de esa lista las contrataciones con Supercemento, otra de las firmas que sobrevuelan la causa.

En otro fallo simultáneo, la Cámara aceptó el pedido de excarcelación del sobrino de Campillo, quien fue detenido junto a su tío Juan Manuel en Rosario, en noviembre pasado. Ahora el juez Bonadio deberá fijar una fianza para Gastón Campillo y una vez que se haga efectiva, recuperará su libertad. Los jueces valoraron la ausencia de antecedentes penales, y la “actitud colaborativa” del imputado, a quien Bonadio le había rechazado en primera instancia la excarcelación. “En este escenario, es razonable concluir a esta altura, que tanto no concurren respecto de Gastón Nicolás Campillo otros indicadores de riesgos cuya naturaleza obsten a su libertad, la excarcelación pretendida resulta procedente”, sostuvo el fallo. Mientras tanto, Juan Manuel Campillo espera que Bonadio lo acepte como arrepentido y lo libere, algo que se viene prolongando. Campillo quedó involucrado en la causa de los cuadernos tras la declaración como arrepentida de Elizabeth Ortiz Municoy, exesposa del presunto testaferro del fallecido Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner. El exministro de Hacienda santacruceño pidió ser arrepentido, y si bien los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo lo aceptaron y firmaron un acuerdo, Bonadio aún no lo ha aceptado. Municoy declaró que Campillo y su sobrino estuvieron en una reunión en Miami, Estados Unidos, en la que se habló con un contador de ese país sobre cuentas bancarias de la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti, cuya situación no fue todavía resuelta por el juez.

.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario