Edición Impresa

Cuando la RSE se hace mal

• SUSTENTABILIDAD
Se detectaron tres conductas corporativas que intoxican las prácticas de responsabilidad social en las empresas a nivel global. La falta de compromiso y el abuso de empleados y proveedores son las principales. La mirada de una especialista local.

Una publicación extranjera detectó tres conductas corporativas que intoxican las prácticas de responsabilidad social en las organizaciones y reflexionó que de nada sirve tener y desarrollar campañas si internamente la compañía está llena de comportamientos nocivos para el ambiente laboral. Las tres prácticas que no deben replicarse son: hacer más con menos recursos y poco sueldo, la falta de compromiso y abusar de la cadena de valor.

La primera conducta se refiere a las compañías que esperan continuamente que su equipo de trabajo haga más con menos recursos y aumentos insignificantes de sueldo. Sucede cuando se exige a los colaboradores que trabajen más horas y se comprometan mucho más con la compañía sin ofrecerles algún tipo de retribución.

La falta de compromiso se enfoca en las organizaciones que no realizan alianzas duraderas con organizaciones sin fines de lucro. El último punto está referido a la cadena de valor sobre todo cuando las empresas abusan de su poder y tratan a su cadena de una manera irresponsable atrasando pagos o buscando negociar constantemente bajas en los precios.

Consultada sobre estos preceptos, Ana Muro, coordinadora del Área de Sociedad y Empresa del CEADS, destaca: "Los verbos falta y abuso en cualquier contexto son nocivos, sea cual fuere el tema que estemos debatiendo".

"Claramente si no hay compromiso no se puede hablar de responsabilidad. Por otro lado, entiendo que las empresas manejan presupuestos y no sueldos, y muchas veces es la creatividad lo que hace al programa exitoso y no solamente los recursos", amplía.

Pese a ello, la especialista indica que la RSE ha evolucionado y madurado considerablemente en los últimos 12 años y que cada vez más las organizaciones entienden que las acciones responsables están vinculadas con los riesgos y las oportunidades de negocios. "El sector privado no tiene intenciones de verse afectado por conductas que le puedan afectar a su reputación de manera negativa", advierte.

En cuanto al manejo de la reputación explica que es de vital importancia comunicar de manera transparente y utilizando los distintos medios existentes para llegar a todos los grupos de interés posibles. Incluso incentiva a brindar datos que reflejen la realidad y contenido tanto cualitativo como cuantitativo.

Muro explica además que las últimas tendencias para incentivar la RSE dentro de las organizaciones están relacionada con el surgiendo del fomento del emprendedurismo sobre todo para motivar a los profesionales millennials. "Recientes resultados de la encuesta desarrollada por Globscan & Sustainability demuestran como el progreso de la agenda de la sustentabilidad en la actualidad va de la mano del emprendedurismo impulsado por los jóvenes", define.

Entonces, según los especialistas primero hay que poder identificar las conductas nocivas para poder modificarlas. Los resultados no solo serán beneficiosos para la compañía sino también para los grupos de interés que no están dispuestos a tolerar el comportamiento irresponsable ya que invierten cada vez más en aquellas empresas que integran la sustentabilidad en su ADN.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario