Política

Dardos explícitos de Alberto Fernández a la Justicia en homenaje a Righi

Mensaje teledirigido a Ercolini, y fiscales. Paraguas teórico de exprocurador como parámetro de su eventual gestión presidencial. Respaldo tácito de la "academia" en Derecho. Entre los asistentes, emergen los "ministeriales".

Con el marco de un Salón de Actos de la Facultad de Derecho repleto (con mayor capacidad todavía que el Aula Magna), el candidato a presidente Alberto Fernández dejó las primeras definiciones explícitas de una eventual futura gestión con un mensaje dirigido al Poder Judicial. Anunciado como un homenaje a su mentor y amigo, el exprocurador Esteban Righi, el evento que contó con la asistencia casi completa de la plana de profesores de mayor relevancia académica sirvió de plataforma para que lanzara dardos hacia Comodoro Py y dejara algunos lineamientos acerca de cuáles serían sus objetivos en materia de política judicial. También funcionó como desagravio público a la figura de Righi, que debió renunciar a su cargo luego de que Cristina de Kirchner cerrara filas con el vicepresidente Amado Boudou en los albores de la investigación por el caso Ciccone. Fernández aseguró que logró reunirlos a ambos en mayo de 2018 y que sanaron las heridas luego de su traumática salida.

“Faltan algunos otros adjuntos que hoy son jueces, pero se olvidaron de todas las enseñanzas de Righi”, disparó Fernández respecto al homenaje a su maestro y en clara alusión al juez federal Julián Ercolini, uno de los más temerosos respecto a su futuro en tribunales y que no ha conseguido respuesta a las señales de recomposición que le ha enviado al candidato luego de las PASO. Fabián Musso, integrante de la cátedra de Righi tenía expresa instrucción de invitar a todos los integrantes del cuerpo académico, excepto a Ercolini. Hubo otros jueces federales que habían pedido reserva de lugar vía Ana María García, la viuda de “Bebe” pero no asistieron. Tampoco Alberto Iribarne y Juan Carlos Maqueda que también estaban invitados. Quien declinó la idea inicial de asistir fue Juan Manuel Abal Medina que había pedido un asiento, algo que no le fue concedido.

En su discurso, Fernández recordó también: “Tuvimos un Ministerio Público digno”– durante el mandato de Righi- “en épocas donde hay fiscales que aparecen arrepentidos en causas y otros que siguen rebeldes”. Los apuntados fueron el fiscal bonaerense Juan Ignacio Bidone (arrepentido en la causa por espionaje en Dolores) y par federal Carlos Stornelli (declarado rebelde por no presentarse a indagatoria en el mismo expediente), pero el tiro por elevación fue para el procurador interino Eduardo Casal, quien hoy ocupa el cargo de Righi. “Con Esteban esas cosas no pasaban”, sentenció Alberto F. Lo escuchaban en primera fila sus “ojos y oídos” en materia judicial y ministeriable, Marcela Losardo, el exembajador en el Vaticano Eduardo Valdés y el abogado laboralista Héctor Recalde además de los letrados Carlos Beraldi y Maximiliano Rusconi, además del rector de la UBA, Alberto Barbieri. Organizado por Juan Manuel Olmos –cuyas acciones junto al candidato cotizan cada vez más alto para un futuro Gabinete- y Fernando Muriel por el consejo directivo de Graduados, el acto contó con ausencias sonoras, de Comodoro Py y con altas dosis de la “academia” reunida a modo de respaldo, además de una treintena de familiares de Righi. Entre los asistentes pudo verse a los exjueces de la Cámara Federal Jorge Ballesteros y Eduardo Freiler, ambos eyectados de ese tribunales durante la gestión Cambiemos.

El acto tuvo pasajes donde Fernández se emocionó y llegó a quebrarse al recordar a quien fuera declarado profesor emérito de Derecho, acto que fue re transmitido en las pantallas. “Esteban no sabe lo importante que fue para mí”, lo homenajeó. “Hay que terminar con la locura en la Argentina”, aseguró en referencia a la manipulación judicial y al alejamiento de los estándares en la aplicación del derecho. Dio la pauta de que el respeto a esos parámetros será impronta de su gestión si llega al Ejecutivo, por contraposición a lo que habrían sido presiones por parte del Gobierno.

Su participación fue precedida por el panel de invitados (elegidos por el candidato) que expusieron respecto a distintos aspectos de la trayectoria académica y la relevancia del exprocruador. El excanciller Rafael Bielsa, la defensora general Stella Maris Martínez, el abogado y excamarista León Arslanián y Enrique Bacigalupo, procurador del Tesoro durante el Gobierno de Cámpora y exiliado en España donde desarrolló una prolífica carrera como catedrático en el mundo judicial hasta ser juez del Tribunal Supremo. Fernández recordó que entre sus enseñanzas, Righi remarcaba que “el derecho penal es un conjunto de normas que le ponen límites al Estado. En una República todos somos libres y a través del derecho penal le decimos al Estado cuando puede castigarnos”, indicó en un claro mensaje entrelíneas. Y en otro pasaje, aseguró que al Estado se lo debe evaluar por cuál es su herencia en materia de seguridad y de cárceles, algo que aseguró que piensa “honrar” como “mandato” si le toca ser Presidente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario