Deportes

De no creer: Ecuador y Japón empataron y se despidieron de la Copa América

Ambos debían ganar para pasar a los cuartos de final, pero superaron la igualdad en uno y tanto asiáticos como sudamericanos dejaron la competencia. El clasificado fue Paraguay.

Japón y Ecuador buscaban el triunfo que les diera la clasificación a cuartos de final, pero finalmente quedaron eliminados al empatar 1 a 1 y provocaron que avanzara Paraguay, que celebró a la distancia, en el cierre del Grupo C de la Copa América Brasil 2019.

Shoya Nakajima marcó en el minuto 15 el primer gol del partido en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, confirmado mediante el uso del VAR después de haber sido inicialmente anulado, mientras que Ángel Mena igualó en el 35 para el elenco ecuatoriano.

Los dos bandos, sin demasiada brillantez, siguieron buscando sin éxito volver a mover el marcador. Aunque contaron con ocasiones claras al filo del final, ninguno tuvo calma a la hora de definir, y un tanto del Messi japonés, Tekefusa Kubo, fue invalidado en el 96.

El Grupo C culmina liderado por Uruguay, con siete puntos, seguido por Chile, con seis puntos. Japón finaliza con dos y Ecuador con uno.

Ello clasifica a Paraguay como uno de los mejores terceros, pues acumuló dos puntos en el Grupo B, pero tuvo mejor diferencia de goles que Japón.

  • Falta de cicatrices

El compromiso comenzó con un débil intercambio de tiros: Koji Miyoshi y Shoya Nakajima probaron suerte por un lado y Enner Valencia lo hizo por el otro. Ni Eiji Kawashima ni Alexander Domínguez pasaron demasiados sobresaltos.

El arquero suplente de Vélez, sin embargo, erró gravemente cuando se cumplía el cuarto de hora.

Salió del área a cerrar, pero su despeje con el pie fue deficiente. Nakajima, muy activo, recibió el regalo y lo agradeció con un disparo a puerta vacía que pegó en el travesaño antes de cruzar la línea de gol.

Aunque la anotación fue anulada en principio por fuera de juego, el árbitro venezolano Jesús Valenzuela la validó después de consultar con el VAR.

Futbolistas como Kubo demostraban atrevimiento, buen control de balón y excelentes gestos técnicos; pero a la vez les faltan las cicatrices que dejan en la piel las viejas batallas.

Se nota la poca experiencia en el equipo entrenado por Hajime Moriyasu, especialmente en defensa.

Solo cinco jugadores de la convocatoria de Japón, básicamente una selección Sub-23 que se prepara para los Juegos Olímpicos Tokio 2020, son mayores de 23 años.

Sin hacer nada del otro mundo, el conjunto de Hernán Darío Gómez se empezó a aproximar con peligrosidad: Valencia, en el 23 y el 26, hizo exigirse a Kawashima y su presencia metía miedo.

Entonces, un rebote de Kawashima, en el 35, fue aprovechado por Mena para nivelar.

Los titubeos de la defensa de Japón contrastaban con el desparpajo de su ataque.

Kubo apareció con un disparo de media distancia que Domínguez despejó a córner en el 37 y Nakajima y Miyoshi volvían a intentarlo, con remates desviados.

Embed
  • Nerviosismo

No cambió la tónica tras el descanso.

Un nuevo gol de Ecuador parecía cuestión de tiempo, porque la titubeante retaguardia de Japón, aplastada 4-0 por Chile en el debut en Copa América, comenzaba a pesar más que la atrevida vanguardia, que sorprendió con empate 2-2 en su siguiente encuentro.

Influyó la decisión de “Bolillo” Gómez de dar entrada desde el banco de suplentes a Ayrton Preciado en busca de evitar su tercera derrota tras los tropiezos ante Uruguay (4-0) y Chile (2-1).

Enner Valencia por el medio, con acompañamiento de Ángel Mena, y Preciado y Romario Ibarra por los costados cerraron el cerco.

El gol, pese a ello, no llegaba y Japón reaccionó. Kubo y el ingresado Ayase Ueda se hacían notar junto a Nakajima.

El final fue trepidante. Ya con el tiempo reglamentario cumplido, Daizen Maeda -otro de los cambios de Japón- obligó a Domínguez a estirarse. Ayase Ueda, con un tiro desviado, desperdició el rebote.

Preciado, por Ecuador, también rozó la diana del triunfo en el otro costado de la cancha. Cruzó demasiado su tiro.

Y si faltaba emoción para poner picante a un partido que había sido pobre Kubo celebraba un gol en el 96, pero fue anulado. El árbitro Valenzuela ratificó su decisión apoyándose en el VAR, mientras el joven japonés esperaba con las manos unidas en posición de oración.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario